Cada vez es mayor el contingente femenino que se suma al mundo de Coca-Cola Chile, sobre todo en cargos donde tradicionalmente operaban hombres. Tal es el caso de Camila Fuentes, vendedora en terreno del Centro de Distribución de Coca-Cola Andina en Puente Alto, que de lunes a sábado recorre barrios residenciales y zonas comerciales asesorando a almaceneros de La Florida. La acompañamos en un día de trabajo.

Predicar con el ejemplo. Eso busca Coca-Cola al promover una cultura de equidad y apostar por la conformación de equipos diversos, que son mucho más ricos en términos humanos. Con ese objetivo, se ha impulsado el desarrollo y promoción de trabajadoras en todos los niveles y hoy la mitad de los empleados de la Compañía a nivel global son mujeres.

Camila Fuentes tiene 31 años, es jefa de hogar, madre de dos hijos y cuando llegó a Coca-Cola Andina le ofrecieron ocupar una plaza que tradicionalmente estaba destinada a hombres: vendedora en terreno. “Yo trabajaba en el área de ventas de otra compañía y en Andina estaban en un proceso para reclutar más mujeres; ya llevo dos años acá y cada vez tengo más compañeras”, comenta.

Camila es parte del equipo de ventas del Centro de Distribución de Coca-Cola Andina que atiende a comunas de la zona sur de Santiago y en específico su servicio cubre un área importante de La Florida. Su labor de consiste en visitar un promedio de 50 negocios de barrio por día, de lunes a sábado, para asesorar a sus dueños en activación de promociones, publicidad o ingresar pedidos.

“Es súper entretenida la dinámica diaria con el cliente, el día pasa rápido y andamos en la calle todo el día conociendo distintas historias y realidades de cada cliente. Me toca recorrer todo tipo de negocios, pequeños y grandes”, comenta la vendedora.

Camila se mueve como pez en el agua a la hora de operar en terreno. Se baja del auto con el panorama claro a resolver en cada almacén y entra dispuesta a recibir el pedido de los locatarios: “Para este tipo de servicio hay que tener carisma y personalidad, transmitirle bien la información al cliente y ayudarlo con sus dudas. Con el paso del tiempo establecemos vínculos de confianza”.

Una de las funciones de Camila Fuentes es tomar el pedido del portafolio Coca-Cola de sus clientes

Logros personales

Un informe del Banco de Desarrollo de América Latina, CAF, estima que el PBI de Latinoamérica crecería hasta en un 34% si las mujeres se insertaran de forma masiva al mundo laboral. Ejemplo de ello son las 12 vendedoras que, como Camila, trabajan en el Centro de Distribución de Coca-Cola Andina Puente Alto, y que con su trabajo van alcanzando metas que impactan a su entorno completo.

“He logrado varias cosas con Coca-Cola Andina, estoy contenta en la Compañía. Yo empecé trabajando con un auto prestado, ya que en esta área hay que tener sí o sí auto para movilizarse, pero ahora tengo mi auto propio, incluso ahora estoy juntando dinero para tener mi casa”, dice esta jefa de hogar que cada mañana antes de salir a trabajar se toma el tiempo de encargarse de Vicente y Bastián, sus hijos de 12 y 5 años: “Los dejo conectados en sus clases y luego me voy a la ruta”.

Camila es una convencida de la importancia de que haya cada vez más mujeres cargos como el suyo dentro del Sistema Coca-Cola: “Somos más ordenadas y metódicas, nos programamos mejor, tenemos una planificación diaria de la casa, los niños y el trabajo, y somos muy responsables”.

Camila activa las promociones del momento en el local de uno de sus clientes