Valdivia ya no es la capital del chocolate y la cerveza sólo durante el verano, sino un polo turístico todo el año. Cada invierno, lluvioso como en ninguna otra ciudad, la invitación es a descubrir nuevos sabores en la Expo Valdivia Gourmet.

La receta de chocolates finos de la señora Viviana Alvarado es una herencia doble: se la enseñó con paciencia su madre y está profundamente ligada a su ciudad, Valdivia. De pequeña productora local, pasó a capacitarse y desde hace 14 años tiene su propio emprendimiento, la chocolatería Coffin.

“Ella se ha abierto a innovar y crear chocolates con conceptos y productos valdivianos como la murta, el shop cervecero o lobitos de mar rellenos. Es además una vendedora esforzada con dos hijos titulados, que la ayudan en el negocio”, comenta Fernanda Duque, organizadora de la Expo Valdivia Gourmet de Invierno.

El stand de los bombones coloridos de Viviana fue uno de los 20 que protagonizaron el importante evento gastronómico apoyado por Coca-Cola Embonor, que se realiza desde hace tres años en la Carpa de la Ciencia, en pleno centro de Valdivia y a una cuadra de la costanera de la ciudad más lluviosa de Chile. La muestra, que se ha instalado como un paseo imperdible durante la temporada invernal, movilizó a 2.500 asistentes en tres días.

“Para nosotros fue un tercer año de éxito porque ha ido aumentando la cantidad de expositores y público. Valdivia se ha puesto más gourmet y hoy nos reconocen no sólo por los chocolates y las cervezas, sino por otros productos locales que se están desarrollando con calidad gourmet, como las mermeladas y el té, o frutos de la zona como la murta y el maqui”, explica la organizadora, satisfecha de que los emprendedores se hayan atrevido a dar valor agregado a sus creaciones, a partir de algún tipo de innovación que aprenden en instituciones como el Centro de Estudios Científicos, CECs.

Fernanda explica que la idea de la Expo Valdivia Gourmet es que los expositores trabajen con el consumidor directo, ese que disfruta de la gastronomía y los alimentos con valor agregado. De ahí que no se apueste a un evento masivo, sino más bien a una experiencia íntima en un espacio de selección. “Eso te permite tener una relación más cercana con los clientes, puedes degustar tranquilo y conocer los distintos usos de los productos”, señala la organizadora de la feria.

“En el sur la gente tiende a pensar que los eventos gourmet son sólo de chocolates, pero no es así, acá tenemos una serie de productores diversos que trabajan con miel, mostazas, licores artesanales y otra serie de cosas”, precisa Fernanda Duque, quien desde hace años tiene su propia tienda, la “Botica del Té”, instalada en la que asegura es “una las mejores ciudades de Chile para visitar y vivir”. De ahí la idea de desarrollar un polo de turístico durante todo el año y no sólo en el verano.

El vínculo de Coca-Cola Embonor con la Expo Valdivia Gourmet de Invierno partió hace tres años, cuando el evento recién nacía. Desde esa primera versión, el aporte de la compañía ha sido principalmente logístico, centrado en la implementación de la cafetería. Desde el año pasado también participa en la edición de primavera de la misma muestra.

“Para nosotros es importante trabajar con una marca como Coca-Cola, porque la gente confía en las empresas grandes que tienen un alto estándar. En el tema logístico nos ayudan mucho, porque además de los stands que aportan los emprendedores, necesitamos espacios comunes para ofrecer un servicio de cafetería de alta calidad al público”, dice Fernanda.