En octubre del 2020, el Sistema Coca-Cola decidió sumar esfuerzos a la comunidad organizada de Bajos de Mena e ir en ayuda de los más afectados por la pandemia, a través de apoyo directo a familias, almaceneros y ollas comunes. Meses después, decenas de comerciantes siguen capacitándose por Zoom y cuentan el impacto positivo que la iniciativa ha tenido en sus vidas y las de sus vecinos.

Rodrigo Zúñiga tiene 20 años de almacenero y reconoce que cuando en plena pandemia le contaron que 300 familias iban a recibir un bono considerable para comprar en negocios como el suyo, no le dio crédito a la información: “Había muchos incrédulos. Yo, por ejemplo, no lo creía porque era demasiado lindo para ser cierto”, confiesa.

El de Rodrigo fue uno de los 23 locales que participó en el proyecto de apoyo de Coca-Cola Chile en el sector de Bajos de Mena, comuna de Puente Alto, donde viven 144 mil personas. A través de la Asociación de Emprendedores de Chile y el programa Canasta Local, la Compañía buscaba reactivar la economía local a través de los almacenes y el apoyo a 12 ollas comunes que, en los peores días de la crisis, llegaron a entregar 5.200 raciones diarias.

“Quisiera dar las gracias. Me emociono porque nosotros vimos las caras que ponía la gente cuando lo recibía y no esperábamos que una empresa se hiciera presente de esta forma sin hacer publicidad. Lo hizo conmigo y con varios más, por eso estoy agradecido”, comentó el emprendedor durante una capacitación por Zoom para almaceneros que cerró el proyecto.

Rodrigo Zúñiga, junto a su hija, se emocionó al recordar el aporte de Coca-Cola en su comunidad.

Pieza clave de la coordinación en Bajos de Mena fue la dirigente y rostro del canal La Vitrina TV, Melina Montes, quien calificó el apoyo como “un salvavidas enorme para los almaceneros”, mientras que Nayling Sossdorf, otra dueña de negocio, contó: “Fue maravilloso sentir cómo la gente te agradecía. Me acuerdo de una abuelita que me pidió cosas que yo no tenía en mi local, pero igual las busqué por cielo, mar y tierra, y yo misma se las fui a dejar a su domicilio”.

Se expande la energía positiva

El equipo de Canasta Local -programa creado por tres fundaciones- dejó los pies en la calle coordinando a los almacenes que iban a abastecer a los vecinos y las ollas comunes. Marcela Robles, por ejemplo, conoció de cerca el impacto de la ayuda y asegura que “lo que pasó en Bajos de Mena no solo llegó ese barrio: la energía de todas estas canastas que se entregaron, de las familias que quedaron contentas y de los negocios que pudieron ganar un poco más se traspasó a barrios cercanos, que también se organizaron”.

La iniciativa es una de las acciones desarrolladas en el marco de Juntos Salimos Adelante, la plataforma regional de Coca-Cola que busca apoyar a dueños de negocios de barrio. En Chile, más de 120.000 socios almaceneros trabajan en conjunto con el Sistema Coca-Cola y forman parte de la extensa cadena de valor de la Compañía, que emplea a unas 40.000 personas de manera directa e indirecta, entre productores, choferes, operarios, reponedores y almaceneros.

Melina Montes, dirigente de Bajos de Mena, en la capacitación que cerró el proyecto de Coca-Cola Chile

La campaña también capacitó a los almaceneros que integraron el proyecto con herramientas para potenciar sus negocios y mejorar la calidad de vida de sus familias y entorno. Además, les entregarán pizarras tipo paloma personalizadas y dos dispositivos tecnológicos: uno llamado SumUp, para recibir pagos electrónicos, y otro que les permite estar preparados para la nueva era de las boletas electrónicas.

“El tema de la boleta electrónica ya está encima y varios almaceneros están preocupados porque la mayoría tiene boletas manuales; entonces les haremos entrega -como parte del mismo proyecto- de un dispositivo gratuito por un año para ir emitiendo sus boletas”, anunció finalmente Pía, de la Asociación de Emprendedores de Chile, Asech.