Orlando Zambra nació en Guanaqueros y comenzó vendiendo empanadas en la caleta de pescadores, con un quiosco que le entregó Coca-Cola. Las ganas de salir adelante lo empujaron a convertirse en uno de los principales empresarios gastronómicos de ese balneario y en todo un monarca de las preparaciones marinas en la Región de Coquimbo.