Tras ocho años al frente de su propio almacén en Bajos de Mena, Edita participó de la iniciativa de Coca-Cola Chile para reactivar la economía del barrio a través de los comercios del sector. Hoy, su negocio redobla el compromiso con el barrio y estrena un flamante sistema para pagos electrónicos.

Edita Orellana es una almacenera que sabe de trabajar en todos los frentes y ponerle cariño a lo que hace. Lleva con orgullo su casa en la esquina de Bandoneón con Quitalmahue, se preocupa por su familia, y además atiende siempre con una sonrisa el negocio que instaló hace ocho años para tener su propia entrada económica.

“Mi relación con mis vecinos es muy buena, yo los atiendo con cariño, siempre hay una sonrisa o una talla. Mis vecinos también le tienen cariño al negocio y gracias a ellos he salido adelante porque tengo muchas ventas”, reconoce la emprendedora dueña del local “Casi Todo 2.5” en Puente Alto.

La historia de su minimarket surgió con la idea de ofrecer un servicio en horas que otros almacenes ya estaban cerrados: “Yo veía que los negocios abrían tarde y cerraban temprano, entonces cuando necesitaba ir a comprar no había dónde hacerlo: por eso yo tengo abierto de lunes a lunes, de siete y media a diez y media de la noche”.

“Lo que más me gusta de mi negocio es que soy mi propia jefa, atiendo al público y me relaciono con la gente. Además, gracias a este negocio mi hija ya es profesional universitaria y no quedó endeudada”, confiesa Edita, que no dudó en aceptar la propuesta de Coca-Cola Chile para unirse al proyecto que ayudó al barrio en la peor época de la pandemia.

Capacitación y apoyo tecnológico

El negocio de Edita Orellana fue uno de los 23 locales que participó en el plan de apoyo de Coca-Cola Chile a Bajos de Mena. En conjunto con la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech) y el programa Canasta Local, se buscó reactivar la economía local a través de los almacenes, al entregar a 300 familias un bono de mercadería canjeable en negocios del sector. Además, la Compañía abasteció a 12 ollas comunes que llegaron a entregar 5.200 raciones diarias.

La iniciativa es una de las acciones desarrolladas en el marco de Juntos Salimos Adelante, la plataforma regional de Coca-Cola que busca apoyar a dueños de negocios de barrio como Edita. Su almacén fue el medio a través del cual se entregó mercadería a 15 familias de su sector y a la vez ella misma fue asesorada para mejorar sus ventas a través de una capacitación y la entrega de un kit tecnológico.

“Me vinieron a entregar una máquina para comprar con tarjeta y una máquina para hacer boletas electrónicas, además de una pizarra. Estoy agradecida porque ahora eso no saldrá de mi bolsillo, es un ahorro con el que puedo invertir más plata en el local y beneficiar a mis vecinos”, sostiene la dueña del negocio, y agrega que será una alternativa cómoda y segura para los vecinos que no manejen dinero en efectivo.

En la esquina de Bandoneón con Quitalmahue está ubicado el almacén de Edita Orellana