Este entusiasta almacenero de Maipú gestiona el local junto a su familia y disfruta todos los días atendiendo a sus vecinos. Es uno de los 50 almaceneros que están siendo capacitados gracias al primer piloto del Programa Prospera de Coca-Cola Chile, que asesora a los dueños de negocios de barrio para modernizar sus locales.

Hace dos años, Daniel Martínez abrió en Maipú un surtido minimarket llamado “Comercial La Familia”, nombre que hace honor a la veta de emprendedor que lleva en la sangre. “Heredé de mi mamá esa fuerza de ser comerciante y partí vendiendo puerta a puerta productos lácteos, dulces y pasteles durante el invierno, fue así como empecé a captar clientes”, recuerda el joven almacenero.

Antes de tener su propio local, Daniel hizo de todo: fue garzón del Banco Central y trabajó en un centro turístico en Andorra, entre otros oficios que aprendió y le fueron enseñando la importancia de atender bien al cliente. Hoy saluda con cariño a sus vecinos que entran a comprar y se mueve con desplante entre los anaqueles del negocio que atiende con su mujer y el apoyo de su suegro, donde además da trabajo a una decena de personas.

“Lo que más me gusta es atender a mi clientela, es un agrado personal estar con ellos todos los días. Y el éxito de un negocio está en la atención al cliente, porque tiene que irse feliz de mi local”, dice el emprendedor de Maipú, que en tiempos de pandemia no bajó los brazos e incluso empezó a hacer repartos domiciliarios a vecinos que lo requiriesen por razones de salud.

Un almacén atendido por la familia completa, además de una decena de colaboradores

Un almacén que prospera

Daniel Martínez es uno de los 50 primeros almaceneros beneficiados con las capacitaciones gratuitas que ofrece el Programa Prospera del Sistema Coca-Cola Chile, un plan integral de desarrollo que acompaña y asesora a los negocios de barrio para que sus equipos se profesionalicen, mejoren su gestión y sean más sustentables. La idea final es que mejoren sus ventas, sobre todo en el actual contexto de crisis por la pandemia.

Prospera me llegó del cielo, porque los consejos que me dieron al principio los puse en práctica de inmediato y a la semana empecé a ver resultados; me ha ayudado demasiado y me está sirviendo para enfocarme en los temas de servicio al cliente”, comenta el almacenero que se conecta a través del celular a las clases por Zoom, dictadas por expertos del Sistema Coca-Cola y de la Academia Emprende de BancoEstado.

Los cursos de BancoEstado son ofrecidos por Pablo Aguilera y Julio Flores, ambos profesores con amplia experiencia en asesoría a emprendedores. En las clases, los almaceneros reciben herramientas para digitalizar el almacén e implementar el delivery, además de conocimientos de gestión, contabilidad y flujo de caja, entre otros aspectos.

Daniel dice que ha aprendido la potencialidad que tienen las redes sociales para fidelizar a la clientela y, sobre todo, ha podido ordenar la administración y finanzas del local. “Me di cuenta de que estaban fallando muchas cosas de administración en el negocio y con los conocimientos que adquirí en los cursos de capacitación podré lograr lo que siempre he querido: tener el negocio más armado y ordenado”, finaliza.

Daniel se conecta desde el almacén, a través del celular, a las clases que se dictan en el marco del Programa Prospera de Coca-Cola