Los almacenes de barrio deben dejar de sentirse negocios pequeños y convencerse de lo que son: microempresarios de tomo y lomo. El delivery, por ejemplo, llegó para consolidar sus ventas, sobre todo en pandemia. Para apoyarlos en el fortalecimiento de esa herramienta, Julio Flores, profesor de Prospera, ofrece cuatro consejos.

De acuerdo con estimaciones de la agencia Euromonitor, las ventas por delivery en Chile en 2020 movieron un 70% más de dinero que el año anterior. Aunque la tendencia venía ya en aumento, la pandemia terminó por consolidar ese tipo de ventas en áreas tan diversas como el retail, los restaurantes e incluso los negocios de barrio. Cada vez es más común que el local de la esquina, por ejemplo, envíe productos a casa previo trato por WhatsApp o teléfono.

“Hoy tenemos un momento de crisis e incertidumbre por la pandemia, por eso tenemos que actualizarnos; pero además la sociedad misma ha ido cambiando y hay que ver cómo ese cambio está afectando al mundo de los almacenes, para ver cómo subirnos al carro de la tecnología y no quedarnos atrás”, explica Julio Flores, fundador de El Club de los Emprendedores y profesor de almaceneros en el programa Prospera de Coca-Cola Chile.

Una de las maneras de actualizarse es precisamente explorando la modalidad de la venta a domicilio. Y Julio parte explicando que lo primero que debe procurar todo almacenero que quiera hacer delivery es tener las finanzas del local ordenadas, es decir que no estén mezcladas con las platas de la casa. “Es importante darnos cuenta de que no tenemos un negocito pequeño, sino que por ley somos microempresarios”, destaca.

Julio Flores explica la importancia de definir el canal de venta, para hacer un delivery exitoso

A continuación, cuatro consejos que los dueños y dueñas de almacén deben tener en cuenta al momento de empezar a hacer delivery:

1.- Tener un canal de ventas

Si un cliente no sabe que su negocio vecino ofrece servicio de delivery, difícilmente lo solicitará. Al momento de implementar las ventas a domicilio es clave que un almacenero sea consciente de cómo sus clientes -los de siempre y los nuevos- se enterarán del servicio que presta. “Por eso hay que identificar cual será el canal de ventas: ya sea una red social, una página web, volantes, un letrero… algo con que los clientes sepan que se está haciendo delivery”, explica Julio. La aplicación WhatsApp, por ejemplo, se ha vuelto un canal clave para que los comercios de barrio gestionen sus ventas en terreno.

2.- Contar con los permisos necesarios

“Hay que identificar si tienes el giro que te autoriza a hacer el delivery, pero si no lo tienes hay que tramitarlo en el Servicio de Impuestos Internos”, precisa el fundador de El Club de los Emprendedores, porque un negocio siempre debe operar en regla para evitar problemas legales. A eso se deben sumar los permisos necesarios a gestionar en la página Comisaría Virtual para los traslados de los productos, sobre todo en tiempos de cuarentenas.

3.- Identificar la logística del local

Un negocio ordenado siempre tendrá más éxito para el delivery, porque habrá un control más claro de la mercadería que ingresa y que sale de sus dependencias en los despachos. Julio es enfático en que “hay que mantener un orden en el negocio o en la bodega, saber cómo se van a ordenar los productos y por dónde se van a despachar. En definitiva, saber cómo va a circular la mercadería en el almacén”.

4.- Tener un sistema de empaque

No se debe olvidar que el “packaging” o embalaje es un aspecto fundamental del delivery, porque forma parte de la primera impresión que se llevará el cliente al recibir su pedido en casa. No puede fallar la forma de entrega, ni el paquete mismo, ni menos que el producto se deteriore en el camino. “Tenemos que cumplir la promesa de que lo que el cliente está comprando llegue en el estado que corresponde a su casa”, finaliza Julio.

Julio ofreció un taller por Zoom a almaceneros de Prospera, donde entregó consejos para hacer delivery en sus locales