Coca-Cola sigue escalando en el Ranking de Marcas Ciudadanas de Cadem y para este 2020 entró al top ten de las más valoradas por los chilenos. ¿A qué se debe esa alza? ¿Cómo está afectando la pandemia a la percepción de las marcas?  Roberto Izikson, de la empresa de opinión pública encargada del estudio, nos explica las razones.

Coca-Cola es una marca cada día más valorada por los chilenos, con productos que son preferidos por las familias. Ya lo expresaban así los consumidores en los sondeos realizados tras la explosión social de octubre del año pasado, pero incluso más ahora, en medio de la crisis socio-económica que ha desatado la pandemia del Covid-19 en todo el mundo.

La icónica marca -que representa a la Compañía Integral de Bebidas- ingresó al top ten del Ranking de Marcas Ciudadanas 2020 de la empresa Cadem, subiendo al puesto Nº7, desde la posición Nº15 que ocupaba en la edición anterior. Coca-Cola comparte los primeros lugares con emblemáticas compañías de alimentos, tecnología y servicios.

El estudio, que nació en 2016, aplica cerca de 3.000 encuestas online a un panel de consumidores para estudiar más de 200 marcas. Las preguntas tienen que ver con la valoración que la persona le otorga a esas marcas, ya sea por su propia experiencia o por conocimiento que tenga de ella.

Journey conversó con Roberto Izikson, Gerente de Asuntos Públicos y Estudios Cuantitativos de Cadem, sobre las implicancias de este informe y de cómo han evolucionado empresas y consumidores, en el contexto de la actual crisis.

¿Cómo han cambiado los consumidores con la pandemia?

Esta versión del Ranking de Marcas Ciudadanas está en clave Covid-19 y uno de los cambios notorios es que la gente muestra menos lealtad frente a las marcas y vuelve a valorar más los productos. Hay una vuelta atrás en revalorizar esos productos que ayudan a tener una mejor calidad de vida.

¿Y por qué Coca-Cola sube ocho puestos en el ranking?

Es que Coca-Cola, más allá que de ser una gran marca, representa a tremendos productos que acompañan todos los días y que permiten satisfacer ciertas cosas que hoy se han visto alteradas por la pandemia.

¿Qué desafíos ha representado la pandemia para las marcas?

En medio de la incertidumbre actual, las marcas han tenido que aprender a comunicar a un consumidor asustado, y hacía muchos años que no nos enfrentábamos a una situación donde el miedo fuera el sentimiento predominante. Eso ha generado que la percepción sobre las marcas no haya mejorado en el último tiempo, aunque hay marcas que destacan sobre otras y Coca-Cola está en ese segmento, mejorando su posición en el ranking.

¿Qué lecciones han sacado las empresas de la crisis actual?

Las empresas están en un proceso de aprendizaje, donde hay más consciencia de la importancia que juega el rol social de las marcas. El aporte de las empresas no está solo en el negocio, sino en cómo participan de la solución de los problemas reales de las personas, en los barrios y las comunidades. Porque ahora no basta la empatía y la cercanía, hay que aportar en la solución.

¿Es decir que la gente valora también el hecho de que Coca-Cola se preocupe de cuidar el medio ambiente y las comunidades? 

Absolutamente. Coca-Cola es una marca con mucha trayectoria, que es memorable y que genera emociones positivas, pero al mismo tiempo es una marca que ha demostrado ser consciente con el entorno que la rodea. Es un buen ejemplo de cómo hacer bien las cosas.