En épocas de emergencia sanitaria el delivery es la mejor opción para abastecerse. Y también puede ser la mejor opción para que los almaceneros mejoren sus ventas en momentos de baja circulación de clientes. Como parte del programa Prospera, decenas de ellos se capacitaron en herramientas para mejorar sus opciones de despacho.

Aunque las aplicaciones de pedidos han crecido durante la pandemia, Whatsapp y el llamado telefónico siguen siendo los medios más usados para el delivery por comercio online en Latinoamérica. Un estudio de la consultora Kantar arrojó que el 61% de los latinoamericanos prefiere esas vías para un despacho a domicilio y Chile es uno de los cuatro países con mayor penetración en ese tipo de envíos.

Por eso, el programa Prospera de Coca-Cola Chile asumió como una de sus misiones capacitar a los almaceneros en el uso de herramientas digitales al servicio del delivery, después de que la pandemia obligara a los negocios a reinventarse y activar nuevas formas de venta. Para eso, un taller a distancia de la Academia Emprende de Banco Estado explicó las utilidades de la aplicación gratuita Whatsapp Business a decenas de dueñas y dueños de negocio.

“Durante 2020, un 67% de los usuarios duplicaron su cantidad de interacciones con empresas, entonces eso dio cuenta de que Whatsapp, que nace para comunicarse con amigos y otras personas, se convirtió también en un canal de marketing para las empresas y la idea es que le puedan sacar partido”, comentó el monitor Pablo Aguilera a través de la pantalla, experto en desarrollo empresarial de Banco Estado.

Prospera es una iniciativa integral con la que el Sistema Coca-Cola Chile busca acompañar la modernización y profesionalización de los negocios de barrio. Por eso, la idea del taller fue que los emprendedores aprendieran a usar la app para negocios como un canal que otorgue un mejor servicio a los consumidores, a través del agendamiento de horas de despacho, la organización de una agenda de contactos, el envío de mensajes masivos a través de “listas de difusión” y un servicio de comunicación más personalizada.

“El ambiente todavía es hostil para aquellas pymes que no se convierten, por eso tenemos que reconvertir el modelo de negocios para integrar el canal digital”, agregó Pablo, que recomienda a los almacenes modelar una nueva estrategia digital para que los clientes tengan más y mejor acceso a nuevos productos y servicios.

Experiencia en delivery

Durante el taller, los dueños y dueñas de negocio pudieron conocer la experiencia de la almacenera de Ñuñoa Marta Zapata, que se reinventó haciendo despachos a domicilio para enfrentar la pandemia. Su local, cercano a la estación de metro Monseñor Eyzaguirre, se transformó en centro estratégico de abastecimiento para vecinos de un barrio tradicional, varios de los cuales son adultos mayores impedidos de salir a la calle.

Marta decidió empezar a trabajar con Whatsapp y el teléfono, haciendo lazos con la comunidad a través de una entrega sin costo para el cliente: “Con la pandemia nos cambió el switch, fuimos implementando el delivery como una forma de acercar los productos a nuestros clientes y que nuestra fuente laboral no se nos fuera parando”.

Otra de las intervenciones estuvo a cargo de la consultora y especialista en marketing digital, Paola Jarami. Y fue contundente: “No le tengan miedo al delivery”. Y agregó que así se podrán ampliar las posibilidades de venta de los negocios de barrio. Durante el cierre del encuentro por Zoom, la experta entregó consejos específicos a los almaceneros que quieran entrar en la era de los envíos, entre ellos: ampliar su giro en el Servicio de Impuestos Internos y sacar el permiso único colectivo para quienes atienden y reparten en calle.