El bar “Jardín Secreto” forma parte de la red de locales de la plataforma Juntos en Todas, creada para acompañar al sector gastronómico en su reactivación y sumar clientes a través de  giftcards para quienes compren en micoca-cola.cl. El negocio de los hermanos Raide nació buscando una alternativa con su mezcla de buena onda y alta cocina, pero en pandemia debieron diversificarse.

Jardín Secreto” debutó en 2019 como un bar escondido en la terraza detrás del “Europeo”, un premiado restaurant del barrio gastronómico de Alonso de Córdova, en Vitacura, que ya tenía su público cautivo. Sus dueños soñaban con convertir ese rincón del local en un espacio renovado que ofreciera la misma buena cocina con un estilo más informal.

“Comenzamos abriendo ‘Jardín Secreto’ solamente los jueves en la pérgola trasera del restaurante y con 15 mesas. Así se fue dando como un bar de amigos con muy buena gastronomía, porque teníamos a los cocineros que hacían los mejores platos de Chile, enfocados en hacer tártaros, pizzas y otros más informales”, relata Domingo Raide, socio del bar junto a sus hermanos Juan Pablo y Max.

La vara estaba alta para el nuevo emprendimiento, tras la fama alcanzada por el “Europeo” -escogido en 2018 el “Mejor Restaurante” por el Círculo de Cronistas Gastronómicos de Chile-. Su bar hermano nacía, entonces, como el complemento perfecto para un nuevo tipo de cliente. “Lo más importante es la buena onda que se vive en el lugar, porque el público de ‘Jardín Secreto’ quiere venir a pasarlo bien y a comer bien”, precisa Domingo.

El 2020 prometía ser el gran año de “Jardín Secreto”, después de un febrero exitosísimo en ventas para el bar, que incluso tenía a su equipo trabajando en una remodelación del local. Pero la pandemia desmoronó todo ese plan y puso a prueba las capacidades de reinvención de su grupo humano completo.

El delivery de Jardín Secreto promete toda una experiencia culinaria a domicilio
 

Apostar en la adversidad

“Cuando cerramos las puertas, estuvimos dos días pensando qué hacer y dijimos: no perdamos el tiempo, vamos con delivery. Y esa fue la gran razón del éxito, el haber reaccionado tan rápido en esta pandemia”, explica Domingo, miembro de un equipo que no solo sobrevivió a meses difíciles, sino que supo encontrar un nuevo canal de ventas.

No sacaron a nadie del equipo, solo movieron las piezas para comenzar las entregas a domicilio: los garzones empezaron a despachar pedidos, la jefa de servicio atendía el teléfono, varios de la cocina se pusieron a armar envases e incluso los socios tuvieron que salir a despachar en momentos críticos del invierno. “Así se creó la familia que hoy es ‘Jardín Secreto’ y que nos mantiene unidos”, agrega el copropietario del bar.

Además, quisieron ser cuidadosos con el planeta y ofrecieron un delivery con ecodiseño y 0% plástico no reciclable, para que la experiencia sustentable del “Jardín Secreto” también llegara a los hogares. Esas decisiones acertadas tuvieron su recompensa, al punto que, cuando el bar comenzó a reabrir sus terrazas, notaron que habían sumado más adeptos.

“Ganamos más clientes con la pandemia, que dejaron de ser clientes y ahora son amigos porque acá la gente se conoce. Quienes nos conocieron por el delivery querían agradecer que los estuviéramos acompañando en la pandemia y ese público fiel se ve reflejado ahora: todos los días está lleno porque somos un restaurant serio donde las medidas de seguridad se cumplen”, sostiene Domingo.

“Jardín Secreto” forma parte de la red de locales de Juntos en Todas de Coca-Cola Andina, una plataforma que se creó para ofrecer giftcards a clientes y así acompañar al sector gastronómico en su reactivación. Domingo explica que fueron muchas las razones por las que se vieron beneficiados: la web abrió otro canal distinto de ventas, les generó visualización en Internet y trajo más público. Por eso, “después de esta pandemia, tenemos que estar juntos en todas”, finaliza.

Los hermanos Juan Pablo y Domingo Raide son socios con su hermano Max, en la aventura de Jardín Secreto