Cada vez son más los clientes de micoca-cola.cl que eligen envases retornables. Una de ellas es Camila Miranda, una joven ingeniera que contó a Journey las razones por las que utiliza la plataforma para obtener sus bebidas preferidas en botellas retornables.

El teletrabajo es la nueva realidad laboral para muchos chilenos desde que se instaló la pandemia. Entre las videollamadas y los quehaceres diarios, las personas intentan también seguir con sus hábitos, como separar los residuos para poder reciclarlos, una pequeña acción que contribuye al cuidado del planeta. La vida diaria de Camila Miranda, una joven ingeniera comercial que teletrabaja, es un claro ejemplo de este nuevo contexto. 

Pese a los desafíos de trabajar desde casa, Camila elige ser una consumidora consciente y responsable; por eso, opta por comprar sus bebidas preferidas en envases retornables. Para hacerlo, ingresa a la plataforma de micoca-cola.cl y, como cuenta con envases vacíos, solo hace el pedido de refill, con entrega programada. 

Cuando la camioneta repartidora llega a su casa, Camila toma la java de botellas vacías y baja a recibir el pedido. El intercambio con el repartidor se hace tomando todas las medidas de bioseguridad: ambos usan mascarillas y mantienen la distancia física. 

Y ese precisamente uno de los objetivos del servicio que ofrece micoca-cola.cl: posibilitar que las personas puedan comprar desde la seguridad de casa, y que, además, al hacerlo cuiden el medioambiente. Camila, por ejemplo, pidió el refill de sus botellas familiares de dos litros, que es justamente el tamaño más solicitado por los compradores dentro de las opciones retornables.

“Es mucho más fácil”

“La principal razón por la que compro en micoca-cola.cl es por el cuidado que tiene Coca-Cola por el medioambiente, es de las pocas empresas que tiene retornabilidad”, afirma Camila, que es clienta habitual de la plataforma desde hace un año.

La joven ingeniera remarca además la ventaja de recibir los productos directo en su puerta gracias al delivery: “Cuando vas al supermercado, a veces se te olvida llevar el envase; con este servicio, las botellas llenas llegan a tu casa y tú entregas las vacías. Es mucho más fácil y cuidas el medioambiente, un tema que hoy me preocupa mucho”.

La clave que hace sustentable el sistema de retornables se explica porque los envases son especialmente diseñados para extender su ciclo de uso, sin perder calidad. Una misma botella plástica se llena, en promedio, 12 veces, en una media de dos años. En tanto, la de vidrio circula 35 veces, en un tiempo aproximado de cinco años. En cualquiera de los casos, el ciclo de higiene y sanitización que se lleva adelante en la planta embotelladora garantiza la seguridad de los envases.

Además de la retornabilidad, Camila también valora la enorme variedad de productos que ofrece el portafolio de micoca-cola.cl. “Puedes encontrar muchas ofertas y promociones que no están en el supermercado”, agrega.

El repartidor recibe los envases vacíos y los devuelve a planta