Cada día más cerca de las necesidades de los consumidores y en línea con un estilo de vida saludable. Esa es la premisa de Coca-Cola y buscando ese objetivo están continuamente renovando sus recetas y modificando algunos de sus productos.

En ese sentido, uno de los estrenos más importantes de 2018 fue el portfolio de Aquarius, las aguas saborizadas que migraron completamente a ser sin azúcar añadida. Aunque nunca tuvieron sellos, la Compañía decidió ofrecer estas bebidas sin azúcar, manteniendo el jugo de fruta y el exquisito sabor de siempre.

“Con esto respondemos a una tendencia de nuestros consumidores, particularmente en este segmento, que está creciendo con mucha fuerza. Y eso nos invita a innovar”, explica Ricardo Cafati, Brand Manager de Coca-Cola Chile.

Este cambio también significó la entrada y salida de algunos sabores, con el fin de potenciar aquellos con más llegada entre los consumidores. Hoy Aquarius sin azúcar está disponible en los siguientes sabores: manzana, pera, uva, durazno, pomelo y limonada.

Una oportunidad que crece

El mercado de las aguas saborizadas está creciendo a tasas de entre un 5 y un 7% al año y las proyecciones indican que aún tiene espacio para crecer mucho más. Sobre todo, porque se ha transformado en un interesante generador de valor para el segmentos de las aguas, no sólo porque aumenta casi al doble su valor sino porque entrega una alternativa a un grupo de consumidores que buscan mayor disfrute y bienestar, a través de la conjunción de factores como el sabor, la salud y la variedad.

En el caso de Aquarius, quienes la eligen son preferentemente jóvenes menores de 30 años, que buscan “entretención” en lo que consumen. Si a eso se le sumen los atributos de Libres de Calorías, Bajo en Sodio, Con Jugo de Fruta y Sin Azúcar Añadida la mezcla resulta perfecta.