La Ingesta Diaria Admisible (IDA) es la cantidad máxima de una sustancia que una persona puede consumir diariamente durante toda su vida sin que le provoque algún efecto adverso para su salud. Así lo estableció a fines de los ochenta la  Organización Mundial de la Salud (OMS) y así debe quedar claramente explicado en las etiquetas de los productos que contienen endulzantes, donde el IDA es explicitado en las pilas que aparecen en la cara frontal de los empaques.

La norma en Chile define claramente la cantidad de producto por kilo de peso corporal en cada una de los edulcorantes más utilizados: Sucralosa (0-15 mg/kg), Estevia (0-4 mg/kg), Acesulfame K (0-15 mg/kg), Aspartame (0-40 mg/kg), Sacarina (0-5 mg/kg) y Ciclamato (0-7 mg/kg) y, al mismo tiempo, establece que estos números no son acumulables, es decir, consumir el máximo de uno de los productos no implica reducir el consumo del resto de ellos.

Sabiendo que el máximo establecido por el organismo internacional es muy inferior a cualquier posibilidad de riesgo y bajo la premisa de que el consumo es mucho más bajo que esa cifra, Coca-Cola solicitó a Kantar World Panel Chile realizar un estudio acabado del consumo de edulcorantes en nuestro país, de tal forma de saber a ciencia cierta cuál era el consumo per cápita de los endulzantes más comunes, y determinar de esa forma si permanecía dentro de los parámetros de la Ingesta Diaria Admisible.

Kantar trabaja con un sistema de panel de evaluación, integrado por más de dos mil hogares desde Arica a Puerto Montt, que analiza constantemente los hábitos de consumo de familias de todos los estratos socioeconómicos. Para este estudio se definió un listado de 18 categorías de productos con endulzantes, incluyendo bebidas, jugos y aguas saborizadas.

“Trabajamos con estas 18 categorías dentro de los hogares, más una encuesta fuera de las casas para conocer los hábitos de consumo fuera del hogar. Fuimos al supermercado y levantamos todos los productos, revisamos sus etiquetas y determinamos qué edulcorantes tenía cada uno de ellos para clasificarlos. Esos datos los cruzamos con los del consumo y definimos el consumo per cápita durante dos años, con un indicador en agosto de 2016 y otro en julio de 2017”, explica Victoria Montecino, Account Manager de Kantar World Panel.

La principal conclusión de este estudio es que la ingesta en Chile se encuentra muy por debajo de la norma IDA de consumo establecida internacionalmente por la OMS. En la mayoría de los endulzantes no se llega al 5% del valor recomendado.

Para graficar mejor estos números, hay algunos ejemplos muy aclaratorios: para cumplir el IDA, una mujer de 60 kilos debería consumir diariamente durante un año  30 vasos de 200 cc de bebida o 20 potes individuales de yogurt. Mientras que un niño de 22 kg, debiera tomarse todos los días y por un año ininterrumpidamente 14 vasos de jugo de 200 cc o nueve cajas de leche saborizada de la misma medida.

Estos números demuestran que el consumo de edulcorantes es completamente seguro y que aún es posible seguir consumiéndolos y aprovechar todo el dulzor sin calorías. Y sin sellos.