Un artículo solicitado por la OMS que busca medir la relación entre el consumo de edulcorantes y resultados en salud, concluye que, cuando se agrupan adultos y niños con sobrepeso u obesidad, el consumo de endulzantes produce una reducción significativa de peso al compararlo con el azúcar.

Recientemente, British Medical Journal publicó un artículo con los principales resultados del estudio sobre la “Asociación entre el consumo de edulcorantes sin azúcares y resultados en salud: revisión sistemática y meta-análisis de ensayos aleatorizados y no aleatorizados controlados y estudios observacionales”, encargado por la Organización Mundial de la Salud.

El objetivo principal fue de determinar la asociación entre la ingesta de edulcorantes sin azúcares o edulcorantes no-calóricos (ENC) y los resultados de salud en población general y saludable, es decir niños y adultos sanos incluyendo aquellos con sobrepeso u obesidad. 

La tendencia alrededor del mundo se acerca cada día más a la reducción de azúcar. Por lo mismo, el estudio y la revisión contínua de los endulzantes es básica para definir políticas en este sentido, tales como etiquetado y reformulaciones.

Luego de la selección de los trabajos disponibles, se analizaron 56 investigaciones realizadas en adultos y niños. Y mientras en adultos los resultados muestran que el consumo de ENC produce pequeñas mejoras en el índice de masa corporal (IMC) y en las concentraciones de glucosa en ayunas, cuando se agrupa a los adultos o niños con sobrepeso u obesidad el consumo de ENC produce una reducción significativa de peso, al compararlo con el consumo de azúcar o placebo. Y al momento de calcular riesgos, los resultados sobre riesgo cardiovascular, comportamientos alimentarios, preferencia por el sabor dulce, cáncer, enfermedad renal o efectos adversos no muestran ninguna diferencia entre el consumo de ENC y azúcar.

Según el British Medical Journal, el uso de los ENC como sustitutos de azúcares, particularmente en bebidas, puede ser una estrategia para reducir el riesgo cardiometabólico en consumidores.

La Revista Lancet también se ha referido largamente a este tema y en una de sus últimas ediciones dedicó positivas palabra a la Ley de Etiquetado chilena: “El mejor ejemplo de un fuerte enfoque regulatorio viene desde Chile, donde el extraordinario compromiso de algunos políticos ha mostrando a la comunidad internacional los pasos hacia una buena práctica, que combina etiquetado de alimentos, fiscalización, marketing y regulación”.