Lourdes y Miguel son dueños de negocios de barrio que han seguido funcionando en medio del confinamiento obligatorio que rige en Santiago centro. Pero como circula poca gente por la calle, su gran sustento hoy son las ventas a través de delivery. En esa reinvención, ha sido crucial para ellos el apoyo de Wabi, la aplicación para llevar los productos del almacén a la casa.

Hace casi cuatro años que la pareja conformada por Lourdes y Andrés vio la oportunidad de instalar un almacén de abarrotes en Santiago centro. La idea era aprovechar la estratégica esquina de Almirante Barroso y Rosas, una zona rodeada de empresas, colegios y departamentos. “Vivimos acá mismo, en el segundo piso del local, y hemos pasado todos estos años tratando de hacer crecer el minimarket, en productos y clientela”, comenta Lourdes Carrión.

La pandemia los obligó a instalar una reja para mantener distancia y al mismo tiempo atender a los clientes. “Usamos mascarilla y guantes; desinfectante y cloro, incluso ahora pusimos un film separador para que sea más segura la atención. Como somos los dueños, no tuvimos que cerrar completamente”, explica la almacenera.

Desde el estallido social de octubre que venían con ventas a la baja, y justo cuando estaban remontando se les vino encima la crisis causada por el coronavirus. Lourdes cuenta que pocos días antes que se confirmara el primer caso de contagio de Covid-19 en Chile, le ofrecieron la aplicación Wabi: no la pensaron dos veces y dijeron que sí, porque previendo lo que se venía se les abrían reales posibilidades de venta a domicilio, especialmente porque tienen manera de hacer las entregas. “Tenemos una moto, entonces podíamos hacer delivery con ella; fue así como empezamos a vender bebidas, papas fritas, huevos, pan y otras cosas, a través de Wabi, que es súper fácil de usar”, comenta. Activan la aplicación a las 13 horas, y cuando les cae un pedido preparan la mercadería en el bolso que después instalan en la motocicleta. En pocos minutos están en el domicilio y cuando la entrega es en edificios piden al cliente que reciba afuera, para evitar contacto innecesario con más gente.

La aplicación ha sido puntal para que el negocio sobreviva en cuarentena, agrega Lourdes, “porque Wabi nos está sosteniendo económicamente”.

Delivery en Bellas Artes

Igual de importante ha sido la aplicación Wabi para el negocio de Miguel Rojas, un pequeño local instalado en calle Miraflores, del Barrio Bellas Artes, que vende abarrotes, empanadas y “un poquito de todo”.

“Me vine solo a Chile en 2017, luego llegaron mi señora y mi hija, en septiembre de ese mismo año, y en diciembre nos trajimos a mi suegra, quien normalmente atiende el almacén”, explica el comerciante venezolano avecindado en Santiago quien, tras escapar de la crisis de su país, ha debido hacer frente a nuevos problemas en su tierra adoptiva. 

El primero fue el estallido social, que provocó el cierre de prácticamente todo el comercio del Barrio Bellas Artes. Miguel recuerda que en febrero, luego de meses de pérdidas y casi en bancarrota, le ofrecieron comenzar a trabajar con la aplicación “y en marzo ya empezamos a notar el impacto; le dio un respiro al almacén, porque ya no dependíamos tanto del cliente base de las oficinas, sino que comenzábamos a sumar nuevos clientes”.

Luego vinieron las restricciones por la pandemia y afortunadamente el trabajo con Wabi marcha bien. “Casi el 80% de mis ventas hoy las hago con la aplicación”, explica el comerciante, que por estos días abre su local entre las 10 y 18 horas, para que el repartidor que trabaja en las entregas alcance a llegar a su casa a tiempo, antes del toque de queda. 

Miguel Rojas es un convencido de que aplicaciones como Wabi llegaron para quedarse, más allá de la emergencia actual, porque “se está generando un cambio en el consumidor y cuando salgamos de la cuarentena la gente va a seguir prefiriendo que le lleven las cosas a su casa, en vez de ir a la aglomeración de un supermercado; por eso yo pienso seguir reforzando el tema del delivery”.

Si eres almacenero y quieres ser parte de Wabi ingresa a www.yomecuidoconwabi.com