Para celebrar el Día Internacional de Limpieza de Playas, el Bus del Reciclaje llegó hasta las turísticas costas de Viña del Mar y Concón, para educar a niños y niñas sobre la importancia de reconocer materiales y segregar los residuos.

Los niños y niñas llegaron abrigados esa mañana a la playa Caleta Abarca. Recogieron colillas de cigarros, botellas plásticas, latas y papeles que fueron acumulando en la orilla del mar, pero nunca se imaginaron que serían tantos los desechos que la gente dejaba en las playas, a veces ocultos bajo la arena, pero la mayor de las veces a vista y paciencia de todos.

“¿Por qué la gente no recoge su basura?”, preguntaba uno de los escolares a su profesora, en medio del centenar de estudiantes que participó en el operativo de voluntarios que conmemoró el Día Internacional de Limpieza de Playas. En la actividad convocada por la Dirección General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante, y el Ministerio del Medio Ambiente, participó Carabineros, la PDI, la Fundación Mar de Chile y la Municipalidad de Viña del Mar, entre otras instituciones.

“Desde 2008 que la Capitanía de Puerto de Valparaíso y la Dirección General de Territorio Marítimo vienen realizando esta limpieza de playas, que busca que se cumpla el eslogan de tener mares más seguros, limpios y conocidos”, comentó el capitán de Puerto de Valparaíso, Daniel González, sobre el operativo de limpieza, el número 25 que se realiza durante 2019 en las costas de la Quinta Región.

Los brigadistas de limpieza -niños y adultos- fueron capacitados esa mañana por las monitoras medioambientales de TriCiclos, que viajaron a bordo del Bus del Reciclaje. Antes de comenzar las labores, ofrecieron una charla sobre los materiales que se podían reciclar y los que no, además de las características que debían cumplir esos materiales, como por ejemplo estar limpios.

El Bus sale de Santiago

De madrugada se encendieron los motores del Bus del Reciclaje desde Quilicura. El viaje era largo y por carretera: primero a limpiar la playa Caleta Abarca, en Viña del Mar; y al día siguiente, a una misión similar en playa La Boca, de Concón. Estania y Estefanía, las monitoras del bus, estaban listas para un nuevo día desafiante.

“Salimos temprano con el bus desde Santiago porque recibimos la invitación de participar en la limpieza de playas, para seguir educando a los niños de colegios de la Quinta Región a que aprendan a reciclar”, explicó Estania Uribe, actriz y monitora del bus, exitosa iniciativa móvil de educación medioambiental de TriCiclos y Coca-Cola Chile.

El bus se estacionó a metros del reloj de flores, y los niños y niñas presentes en Caleta Abarca recorrieron el vehículo que se encargó de trasladar hasta una planta de reciclaje de Santiago los desechos que se recolectaron esa mañana. “A los niños les encanta que sea una micro modificada y transformada, se produce un efecto mágico cuando entran al bus y se dan cuenta que por dentro es un punto limpio móvil”, agregó Estania.

Un grupo de alumnas y alumnos de sexto básico de la Escuela Santa Filomena de Viña del Mar se subió animoso a conocer el bus por dentro e hizo preguntas sobre plásticos. “Les llamó mucho la atención el bus porque en clases ya habíamos hablado de la separación de residuos, entonces esto fue un aprendizaje para ellos que tienen mucha curiosidad”, comentó Rocío Yáñez, profesora de arte y tecnología del establecimiento.

En clases de la profesora Rocío, el componente medio ambiental está incorporado desde hace meses, tanto así que todos los proyectos que los escolares han realizado en el área de tecnología han tenido que ver con ecología. Fue ahí entonces donde los niños aprendieron a separar residuos y pudieron entonces ser líderes limpiando la turística playa de su ciudad, ad portas de la llegada del verano.