Santiago, 27 de septiembre de 2017.- En línea con su Estrategia de Marca Única y con su compromiso de promover el consumo responsable de bebidas azucaradas, Coca-Cola Chile redujo de manera significativa el contenido de azúcar de dos de los productos más icónicos de la Compañía, con lo que ambos dejarán de tener sello.

Se trata de Fanta y Sprite, las que reducirán en 60 y 50%, respectivamente, el azúcar de sus recetas originales, manteniendo sus reconocidos sabores a naranja y limón. Esta medida se suma a otras que viene desarrollando la compañía, con lo que ya cuenta con 32 productos reformulados en sus contenidos de azúcar en los últimos 18 meses de azúcar, y logra que el 65% de su portfolio esté compuesto actualmente por productos bajos y sin calorías.

A nivel mundial, Chile es el 9° país con el mayor mix de bebidas bajas y sin calorías a disposición de los consumidores. Con estas reformulaciones, la Compañía proyecta retirar un total de 33 mil toneladas de azúcar del mercado a fines de 2017.

Daniel Vercelli, Gerente General de Coca-Cola Chile, señaló que este nuevo paso es otra prueba concreta del compromiso de la Compañía con sus consumidores. “Está en nuestro ADN la necesidad de liderar los cambios en la industria y de adaptar permanentemente nuestra oferta a los gustos y necesidades de los mercados en que estamos presentes. Es por ello que en esta nueva etapa de nuestra estrategia, hacemos un esfuerzo inédito con dos de nuestras marcas más valiosas”.

A partir de ahora, la versión de Fanta sabor original de 12.3 gramos de azúcar por cada 100 ml, pasa a tener sólo 4.9 gramos de azúcar, mientras que la de Sprite de 9.8 gramos de azúcar por casa 100 ml, queda con 4.9 gramos de azúcar.

Estrategia de Marca Única

En abril del año 2015, Chile fue el primer país de Latinoamérica en implementar la llamada Estrategia de Marca Única, que consiste en promover las variedades bajas y sin calorías, aumentar su disponibilidad en el mercado e implementar una nueva identidad gráfica.

Respecto del objetivo de disponibilidad, a la fecha Coca-Cola Zero ya llega al 82% de los 129 mil clientes del canal tradicional que la compañía tiene en todo Chile. De esta manera, ocho de cada diez almacenes tienen disponible esta opción en su oferta, mientras    que, en supermercados, la cobertura ya alcanzó el 100%.

A lo anterior, se suma el desafío permanente de extender el consumo de bebidas sin azúcar hacia los segmentos de la población más reticentes a esta categoría. Para conseguirlo, la Compañía desarrolló entre 2015 y 2016 una agresiva estrategia de sampling (testeo) a 3 millones de personas en todo el país, para abordar a los sectores socioeconómicos C3-D. De hecho, en este segmento, la cobertura de Coca-Cola Zero aumentó en un 60% respecto del año anterior.

Desde esa fecha hasta hoy, Coca-Cola Zero ha sido la protagonista indiscutida de esta nueva etapa: en 2015, creció un 35% respecto del año anterior y en 2016, tuvo un crecimiento de un 27%, lo que sumado al desempeño de Coca Cola Light ha derivado en que hoy, una de cada cuatro Coca-Cola que se venden en Chile son bajas o sin calorías y el 100% de la publicidad de Coca-Cola incluye las versiones Light y Zero.