El aclamado artista gráfico Noma Bari, ha construido su carrera a través de un enfoque minimalista, que utiliza el espacio, el color, la forma y la iconografía para crear imágenes. Ese estilo quedó plasmado en una serie de edición limitada de mini latas de Coca-Cola con las imágenes de seis superhéroes de Marvel: Hulk, Ant Man, Viuda Negra, Capitán América, Iron Man y Falcon.

El desafío era crear una expresión de cada icono con una paleta de colores inspirada en Coca-Cola. Utilizó sombras de rojo, blanco y plata para añadir dimensión e introducir un grado de misterio, y así capturar la esencia de sus temas, algunos de los cuales están definidos por otros colores primarios, como Hulk con el verde o el Capitán América con el azul.

"Queríamos crear ilustraciones de retrato que fueran tan convincentes que bien podrían ser un cartel o un mini diseño de lata. En lugar de simplemente ilustrar retratos, queríamos ilustrar la personalidad física de cada personaje y por qué son famosos”, explica James Sommerville, VP de Diseño Global de Coca-Cola, quien agrega que Noma desarrolló cada concepto con gran ingenio y habilidad para simplificar todo.

 “Las propiedades metálicas de las mini latas de aluminio mejoran los diseños individuales y aportan una apariencia uniforme a la colección. Al usar el rojo predominante Coca-Cola con uno más oscuro, un color aluminio y blanco opaco, pudimos integrar estos personajes icónicos y sus historias al estilo de Coca-Cola", dice Frederic Kahn, Director de Diseño de Coca-Cola.

Sólo se fabricaron 30 mil unidades de estos six pack de edición limitada, por lo que los coleccionistas debieron moverse muy rápido para obtener la suya, aunque aún siguen disponibles en algunos de los sitios de venta online más populares de Norteamérica.

Single Marvel Mini Can

Ventajosa desventaja

Nacido en Israel, Bar se mudó a Londres hace 15 años para estudiar tipografía en su lengua materna. Hablaba muy poco inglés, por lo que utilizó iconografía y pictogramas para contar historias sin usar palabras.

"Se convirtió en mi propio lenguaje de señas. Empecé a observar los gestos de las manos y desarrollé un estilo artístico similar a la pantomima visual. Me expresaba usando imágenes y lo que sucede entre las manos y los dedos... mi desventaja se convirtió en mi ventaja", recuerda.

Su trabajo, ha sido publicado en The New York Times y Esquire y ha ganado prestigiosos premios de diseño, se fortalece con sentido oculto y, a menudo, con humor: "No es ilustración en sí, pero tampoco es exactamente arte o diseño gráfico. Me atraen los proyectos interesantes y, por lo mismo, siempre estoy en busca de la máxima comunicación con elementos mínimos”.