“10 artistas, 10 botellas” es el nombre de la nueva exposición que invitó a una decena de artistas de Atlanta, Estados Unidos, a transformar botellas de Coca-Cola de más de 1.5 metros en piezas únicas de arte.

Desde su creación, en 1925, la botella Contour se ha convertido en uno de los objetos más reconocibles del mundo. No por nada, el famoso diseñador  industrial Raymond Loewy se refirió a ella como “el envoltorio líquido perfecto”. Y la idea es que, desde hoy, también se transforme en un perfecto lienzo.

La exposición, inaugurada el 19 de mayo, se organizó para celebrar el décimo aniversario de World of Coca-Cola, ubicado en el Pemberton Place, en el downtown de Atlanta, y pretende mostrar el trabajo creativo de artistas locales. La colección incorpora una amplia gama de estilos y estará abierta en la Galería de Cultura Pop hasta mayo de 2018.

Estos son los 10 artistas detrás de las botellas y sus fuentes de inspiración:

Demone Phelps

La pintura siempre ha sido natural para él. Dibuja y pinta desde niño, aunque reconoce que le tomó mucho tiempo desarrollar un estilo, que describe como “arte abstracto decorativo”. Tiene una conexión profunda con Coca-Cola, ya que trabaja como Gerente de Seguridad en la oficina de Atlanta. Por lo mismo, en su obra es posible encontrar, ocultos, a los famosos osos polares que protagonizaron varias campañas de la Compañía.

Dirk Hays

Dice que el objetivo de su trabajo es invitar a la gente a pensar, divertirse y usar su imaginación. Por lo mismo, utilizó diez botellas en miniatura de Coca-Cola dentro de su diseño. Hays es un conocido artista local, que desde 1982 ha trabajado en su ciudad natal como titiritero, tatuador, constructor de objetos, fabricante de muebles, actor músico y galerista. "Trabajé en publicidad después de la universidad. Y mi primer trabajo en la agencia fue para Coca-Cola", explica. 

John Morse

Comenzó su carrera como artista a los 20 años y define su estilo como "remodelar objetos comunes y ajustes ordinarios para lograr resultados inesperados". Así lo demuestra su botella, que literalmente convirtió en un mundo de Coca-Cola. "Poner la tierra en una botella es físicamente imposible, pero puedes hacerlo con arte". 

Kathleen Plate

En 1993 era una estudiante que necesitaba un regalo de cumpleaños para un amigo. Diseñó un par de aros de cristal y, sin pensarlo, dio el primer paso para una carrera, definida por un estilo limpio y moderno. Plate crea sus propias materias primas con botellas de vidrio recicladas y, en esta ocasión, cubrió con esos trozos su enorme botella en un maravilloso mosaico.

Kyle Brooks

También conocido como Black Cat Tips, la mayoría de sus obras están inspirados en la zona de Atlanta, de su gente y de las calles de la ciudad. Su botella representa muchas caras sonrientes y grupos de amigos, un diseño que, según dice, está arraigado en lo que Coca-Cola le hace sentir y las sonrisas que le provoca.

Lee Laney

Se inspira en caricaturas, dibujos en tinta, surrealismo y comentarios sociales para crear su propio punto de vista. Su diseño de la botella incorpora toques como banderas del mundo y de ciencia ficción e incluye palabras como “danza” en varios idiomas, una idea que atribuye a su esposa y que está inspirada en que el Mundo de Coca-Cola está lleno de bebidas de todo el planeta.

Lucha Rodríguez

Desde su niñez en Venezuela, estar artista, también conocida como Lucha Pink, ha amado los colores brillantes, particularmente el rosado. "Mi objetivo es añadir un soplo de rosa siempre que sea posible. El diseño de mi botella es elegante, amable y trae recuerdos de las celebraciones de cumpleaños infantiles, de aplausos y noches de películas. Es la sensación de efervescencia burbujeante de Coca-Cola”.     

Molly Rose Freeman

Su trabajo está inspirado en el color, los patrones y la geometría. El diseño de su botella es muy femenino y real. “La pinté como si estuviera vistiendo a una reina, con morados y muchas capas y patrones. Me emocionó mucho asumir el reto de transformar una forma tan icónica en algo exclusivamente mío".

Sally King Benedict

La dinámica mezcla de la ciudad, su gente y sus culturas fueron la inspiración para su trabajo. “Siempre tendré buenos recuerdos de mi equipo de salto de cuerda y de cómo practicábamos en los escalones de la entrada al Mundo de Coca-Cola. La camaradería de los estudiantes y profesores de toda la ciudad fue increíble, por lo que incluí algunas de esas caras en mi botella, y espero sacar de ellas algo de energía positiva”.

Sidney Carter

Describe su arte como nostálgico, colorido y divertido. Su botella fue inspirada en instrumentos, “pensando en el sonido que sale cuando uno sacude una botella y luego la abre. Cuando el público está bebiendo una Coca-Cola, el disfrute es como música en la boca".

 Revisa en esta galería instantes de la exposición “10 artistas, 10 botellas”