Su peluca blanca, sus lentes de sol, su cercanía con los famosos de Hollywood, su revista Interview, su obsesión con productos tan populares como las sopas Campbell y las botellas de Coca-Cola… ¿qué más podríamos saber de Andy Warhol? Pues aún son muchos los detalles que quedan fuera de este listado sobre el icónico ilustrador de los años 60.

Es por eso que el Centro Cultural Espacio La Moneda invita a niños, jóvenes, adultos y familias a disfrutar de la exposición que se presentará hasta el 15 de octubre acerca de la vida y obra del reconocido artista. En dos salas es posible encontrarse con Marilyn Monroe, Michael Jackson, Elizabeth Taylor, Prince y Mao Tse Tung y toparse con frases características del artista que cobran sentido al observar su obra. “La idea no es vivir para siempre, es crear algo que sí lo haga”, es un claro ejemplo.  

Pero lo más novedoso de esta exhibición es el área interactiva instalada por Fundación Mustakis. En ella no solo es más entretenido aprender sobre el pop art, sino que también es más práctico y realista porque se utilizan ejemplos cotidianos como verdaderas piezas de arte. “El área interactiva luce como un supermercado, con estantes y lectores de precios. En las primeras se muestran las sopas Campbell y las botellas contour de Coca-Cola, que el artista pintó repetidamente porque es diferente el efecto de ver una góndola con una bebida a verla con muchas”, dice Pamela Marfil, encargada de esta zona de la exhibición.

Sobre ese efecto, Pamela explicó que Warhol tomó una caja de madera, la llenó de botellas contour plateadas y las puso en una galería de arte. “A eso se le llama ready made, y consiste en descontextualizar un objeto para que el espectador se pregunte qué hace una bebida en una galería. Su tema, creemos nosotros, era llamarnos la atención de que es el packaging del producto es el que cambia y la Coca-Cola sigue siendo la misma”, aclara Pamela y agrega que la afición del artista oriundo de Pittsburg por la icónica gaseosa se basaba en el hecho de que ésta logró ser un producto consumido por ricos y pobres. Esto, le valió ser reconocida como uno de los objetos más importantes de la cultura moderna.

Los envases de Coca-Cola fueron uno de los temas favoritos del artista.

En el lugar hay un lector de precios, una instalación en que, al pasar los productos por un lector de código de barras, los asistentes pueden crear su propia pieza de arte pop. Asímismo, al final del recorrido se exhiben cuatro opciones para votar por la portada de Condorito que más se acerca a una pieza de arte, según los principios artísticos de Warhol.

“El área interactiva es donde queremos que la gente entienda que la obra de Warhol no es solamente algo juvenil y colorido, sino que también hay temas. Están los productos de los supermercados, los famosos de Hollywood y las grandes noticias o hitos de los diarios. Esas son sus matrices conceptuales. Una vez que hemos entendido qué es lo más pop para Warhol, al ver las sopas Campbell y las Coca-Cola, pasamos a un espacio donde queremos que la gente aterrice el tema a la actualidad. Y eso lo hacemos a través de Condorito”, señala Pamela.

A su juicio la exhibición es una retrospectiva muy completa de cada uno de los períodos de Warhol y su producción. A través de la zona interactiva Mustakis, se busca formar consumidores de cultura. “La idea es que en cada lugar al que vaya una familia, encuentren una zona que los acoja. La zona interactiva lo hace, y les permite acceder al contenido de una forma diferente, natural y entretenida”, aclara.

La exposición está abierta de lunes a domingo y es gratis hasta el mediodía. Vale la pena maravillarse con la historia y el talento del padre del pop Art.

 Revisa en esta galería fotográfica, los principales atractivos del Espacio Interactivo.