En 2010 la ONU aprobó una resolución que recononocía que el agua y la sanidad eran esenciales para el logro y puesta en marcha de los Derechos Humanos. Por eso, pidió a los países y organizaciones internacionales proporcionar recursos financieros y crear capacidad y tecnología para ayudar a los países a contar con agua potable y saneamientos seguros, limpios y accesibles para todos los residentes.

Como una empresa de bebidas, Coca-Cola reconoce la naturaleza indispensable del agua en el avance de ecosistemas sanos y en comunidades, negocios, agricultura y comercio. Es por eso que también se involucra y promueve discusiones internas y externas sobre lo que significa, en la práctica, respetar el derecho humano al agua y la sanidad.

¿Y cómo lo ha hecho? A través de un programa de administración del agua, demanda a toda su cadena de operaciones que se evalúen constantemente las vulnerabilidades en las fuentes de agua de la comunidad, que se determinen los impactos potenciales de su uso y de la descarga de aguas residuales tratadas, para luego abordar posibles problemas en un Plan de Protección de Agua Fuente.

Cumpliendo la norma

Como participante del Pacto Mundial de las Naciones Unidas Coca-Cola es una de las empresas comprometidas en alinear sus operaciones y estrategias con los diez principios universalmente aceptados en DDHH, trabajo, medio ambiente y anticorrupción.

Una de las iniciativas de este organismo es el CEO Water Mandate, una iniciativa pública y privada única, diseñada para ayudar a las empresas en el desarrollo, implementación y divulgación de políticas y prácticas de sostenibilidad del agua. Coca-Cola fue una de las primeras seis Compañías en comprometerse con este mandato, en 2007.

Como parte de esta participación se ayuda a financiar y desarrollar el Centro de Acción de Agua, un sitio web que ayuda a ONG’s, gobiernos y comunidades a conectarse y colaborar en temas de interés mutuo. Desde ahí se conecta a las partes interesadas que trabajan en temas tan amplios como el acceso seguro al agua, eficiencia, gestión de aguas pluviales, agricultura sostenible, protección de las fuentes de agua y gestión de efluentes. El sitio también proporciona perfiles de regiones específicas con estrés hídrico y descripciones de proyectos en curso.

Este enfoque basado en el derecho al agua implica varios compromisos para la Compañía. Algunos de ellos son:

-Asegurar que las operaciones de manufactura respeten y apoyen los derechos de agua de las personas, la naturaleza, los negocios y el gobierno.

-Complete evaluaciones básicas de la sostenibilidad de las fuentes de agua de las comunidades, si es que éstas fuesen distintas a las del proceso de la planta.

-Evaluar si el uso de agua de la instalación limita la disponibilidad de cantidades suficientes de agua y afecta negativamente la calidad para las personas de la comunidad local.

-Tomar acciones para mitigar cualquier efecto adverso.