Michael Terrell, director de excelencia operacional de Coca-Cola Refreshments, estaba jugando un videojuego de realidad aumentada con su hijo, cuando se le ocurrió una idea: “Pensé que seguramente podíamos utilizar esa tecnología en nuestras plantas embotelladoras”.

 A diferencia de la realidad virtual, que reemplaza al mundo real con entornos simulados por computador, la Realidad Aumentada (AR por sus siglas en inglés) superpone los datos sobre el mundo real a través de lentes inteligentes. Terrell, quien es responsable de usar tecnologías emergentes para reducir costos, mejorar el control de calidad y aumentar la eficiencia en toda la cadena de suministro de Coca-Cola, vio la oportunidad para que los técnicos usen esta tecnología y accedan a información de mantenimiento y servicio dentro de su línea de visión, manteniendo las manos libres.

Para lograr este ambicioso proyecto, Coca-Cola se asoció con Pristine, una empresa de tecnología en Texas, que comenzó a probar la AR en algunas instalaciones de embotellado para inspecciones de equipos, llamadas de servicio y auditorías de rutina.

La idea era que un técnico con anteojos de AR pueda transmitir, en tiempo real, lo que ve y oye a un experto viendo en una pantalla de computador desde cualquier parte del mundo, para que juntos puedan pronosticar o resolver problemas, capturar y registrar fotos, videos y notas dictadas por voz. La tecnología es capaz de ver listas de verificación, formularios y guías paso a paso en su campo de visión. "Somos un equipo muy práctico. Ojalá pudiéramos estar en cada instalación todos los días... y ahora podemos, virtualmente”, dijo Terrell.

Además, esta tecnología reducirá significativamente los costos de viajes de la Compañía. "Ya no necesitamos que vengan personas desde Alemania para solucionar problemas de nuestras máquinas. Ahora pueden ver virtualmente lo que estamos viendo y ayudar a diagnosticar y resolver problemas sin poner un pie en la planta, permitiendo operar sin la dificultad del tiempo y la distancia”, explica Helen Davis, vicepresidenta de Cadena de Suministro.

Terrell, quien dice que recibe llamadas cada semana de plantas alrededor del mundo que están interesadas en AR, porque ven las infinitas posibilidades que supone para el sistema Coca-Cola. "Este es un cambio de juego potencial. Sólo hemos rozado la superficie de cómo se puede utilizar esta tecnología", sentencia.