Convertirse en una Compañía de bebidas que entregue al público la mayor variedad de opciones –incluyendo opciones sin azúcar y bajas calorías- y ofrezca una diversidad de envases más amplia en más lugares. Esos son los objetivos de la nueva estrategia de negocio de Coca-Cola.

“Desarrollar un portafolio de marcas centradas en el consumidor requiere cambiar el foco y pasar del qué quiere vender la empresa al qué quieren comprar los consumidores”, explicó el Presidente de la Compañía, James Quincey, quien compartió esta estrategia como parte de la visión de la Compañía para el crecimiento a futuro en Boca Ratón, Florida, en el marco de la conferencia del Consumer Analyst Group of New York (CAGNY).

Quincey, quien asumirá como CEO de Coca-Cola a partir de mayo en reemplazo de Muhtar Kent, sostuvo que este enfoque multifacético incluye reducir la cantidad de azúcar y de calorías en muchas marcas, ofrecer nuevas bebidas que brinden beneficios para la salud tales como hidratación y nutrición, aumentar la disponibilidad de envases más pequeños y prácticos para ayudar a las personas a controlar su ingesta de azúcar más fácilmente, y proporcionar información nutricional de manera clara y fácil para que las personas puedan a tomar decisiones informadas. “Priorizar al consumidor significa repensar algunas de las recetas de las bebidas, para así reducir el azúcar, e invertir en la siguiente generación de endulzantes cero calorías. El objetivo es brindarle al público las bebidas que quiere - con bajo contenido de azúcar o sin ella- , sin renunciar al gran sabor que conoce y le encanta. Además, ampliaremos el espectro de opciones de té orgánico, agua de coco y lácteos, entre otros, para que más personas puedan disfrutarlo en nuevos lugares”, explicó.

Si hablamos de azúcar, durante 2017 Coca-Cola la reducirá en más de 500 bebidas alrededor del mundo, que se sumarán a las 3.900 que ya están en la categoría baja o sin azúcar.

La Compañía ha invertido mucho en crear conciencia sobre las bebidas reducidas on sin azúcar. Un claro ejemplo de ellos es la estrategia de Marca Única, que uniformó las etiquetas de todas las variedades de Coca-Cola en la creativa campaña Siente el Sabor para potenciar las bebidas bajas y sin calorías, traspasándoles la iconicidad y atributos de Coca-Cola original. Para eso se dispondrá de envases más pequeños y prácticos. Hoy, cerca de un 40% de las bebidas carbonatadas de la Compañía están disponibles en envases de 250 ml o menos.

Durante años, se han implementado políticas y acciones alineadas con esta estrategia. De hecho, Coca-Cola fue la primera empresa de bebidas en comprometerse a incluir la información referente a las calorías en sus envases, lo que demuestra su compromiso por promover decisiones informadas por parte de las personas. “Estamos escuchando con atención y trabajando para garantizar que los consumidores sean el centro de nuestro negocio, a fin de poder seguir creciendo de manera responsable. Si adoptamos esta dirección, nuestras marcas prosperarán y nuestro Sistema continuará creciendo. Este es nuestro camino a seguir”, dijo Quincey.