Después de 131 años, Coca-Cola sabe que hay que seguir avanzando. Por lo mismo, con un espíritu innovador constantemente impulsa la búsqueda de nuevas tecnologías, capaces de ayudar a los consumidores a tener una mejor experiencia y a ser más amables con el medio ambiente.

Un buen ejemplo de eso, es la estrategia que se implementó cuando la botella Contour cumplió 100 años, cuando se realizó un video en 360º, que permitía a los usuarios desplazarse por la pantalla en su celular y no perder ningún detalle de lo que ocurría alrededor de la cámara, en un montaje que representaba un recorrido histórico de las diferentes etapas históricas en que el envase ha estado presente.

En México, por ejemplo, durante la novena edición del Festival Vive Latino, se invitó a los asistentes a un stand de realidad virtual, en que podían estar más cerca de sus artistas favoritos y disfrutar de sus presentaciones como si estuvieran en primera fila.

Y si se trata de la relación con el entorno, la Compañía también ha implementado tecnologías que le permiten reforzar su compromiso de cuidar el medio ambiente, desarrollando, por ejemplo, envases sustentables que, gracias a las investigaciones, se han convertido en más ligeros y fáciles de reciclar.  

En cuanto a la refrigeración, también se han empleado innovadores mecanismos de enfriamiento para disminuir la huella de carbono en un gran número de sus puntos de venta. La implementación de estas tecnologías permitió, por ejemplo, que en 2015 se ahorraran más de 65 millones de kWh, energía equivalente a la que consumen cuatro mil hogares en un año.

Y si hablamos de refrigeradores, imposible no mencionar las formas creativas en que ha cambiado la tecnología de las máquinas expendedoras, en las que se han desarrollado mecanismos que pueden incluso medir la temperatura y, en caso de mucho calor, rebajar el precio de sus bebidas, invitar a las personas a bailar a cambio de Coca-Cola gratis y hasta canjear bebidas a cambio de abrazos.