Hay tres tipos de personas: los que han probado la impresión 3D, los que están fascinados por ella y no pueden esperar a probarlo, y los que –todavía– no tienen idea de lo que es.

Pero también existen quienes reciclan, quienes creen que las botellas de bebida dejan de servir una vez que consumiste su contenido y quienes creen que todos los productos pueden ser reutilizados.

Y es aquí donde la impresora Ekocycle Cube está haciendo la diferencia, al permitir la creación de objetos nuevos con un novedoso filamento de impresión creado de botellas de plástico recicladas.

Con esto, el “cubo” se une a Coca-Cola en la búsqueda de soluciones sustentables para producir productos ambiciosos pero alcanzables, fabricados a partir de material reciclado.

Para explicarlo de manera simple, la impresión 3D permite fabricar un objeto desde un diseño digital y para lograrlo se van añadiendo capas sucesivas de material de filamento (que puede incluir plástico, metal e incluso alimentos) para ir construyéndolo, de la misma manera en que una impresora convencional agrega tinta al papel para crear un texto. Muchos artistas usan estas máquinas para crear piezas que pueden ir desde collares hasta esculturas a gran escala.

El cubo Ekocycle imprime con un cartucho de filamentos fabricado en parte con botellas de plástico PET de 567 gramos reciclado. Cada cartucho convierte ese plástico en una variedad de productos, incluyendo accesorios de moda y música. También puede imprimir en doble color, con una paleta que contiene el rojo, negro, blanco y natural.

Una nueva cultura

Ekocycle es una asociación sustentable cuyo objetivo es asociarse con las marcas más influyentes de todo el mundo y utilizar la tecnología, el arte, el estilo y la inspiración para cambiar toda una cultura.

"El Ekocycle Cube lleva la impresión 3D al siguiente nivel, dándole a la gente de todo el mundo la capacidad de transformar sus residuos en objetos útiles, funcionales y de moda", explica Will.i.am, director de creatividad de 3D System e integrante de Black Eyes Peas, compañía que ha colaborado en este proyecto y que ya ha lanzado al mercado algunos productos creados a partir de ese método, como auriculares y sombreros.

"Con el cubo existe un enorme potencial para todos, desde estudiantes y artesanos hasta artistas e inventores, para sentir una conexión directa con el reciclaje e incorporarlo como parte de sus procesos de creación. No se trata sólo de hacer un objeto en casa, sino de hacer un cambio en nuestra forma de pensar el reciclaje", señala Kelli Sogar, Senior Global Licensing Manager de The Coca-Cola Company.

Cada vez más fácil

Aunque la impresión 3D está revolucionando el diseño en el mundo, aún sigue siendo difícil de alcanzar, por los altos costos de las impresoras, sus suministros y la complejidad de los softwares con los que opera. Esto significa que su uso en hogares y colegios no sea muy recurrente. Pero eso está cerca de cambiar.

Cada cartucho Ekocycle convierte el equivalente a tres botellas de medio litro en un accesorio de música o decoración y es capaz de imprimir 70 micras de alta resolución a velocidades rápidas con hasta seis pulgadas de tamaño, con soportes ultra finos para impresiones complejas y una selección de ajustes automáticos sencillos o avanzados. Los cartuchos se cargan de manera instantánea y garantizan una vida útil prolongada de los productos, mejorando la calidad de impresión y la sostenibilidad. Y como si todo eso fuera poco, se puede utilizar directamente desde la aplicación Cubify para iOS y Android, preparando e imprimiendo desde el teléfono celular.