La innovación en Coca-Cola va mucho más allá de los envases bonitos. Cada año The Coca-Cola Company desarrolla y lanza nuevas bebidas, además de equipos, modelos de distribución y programas, entre otros.

El año pasado fue muy fructífero alrededor del mundo. Estas son cinco innovaciones que surgieron en 2016 y que seguramente sorprenderán e inspirarán a millones de personas:

Coca-Cola Jengibre en Australia

A fines del año pasado, un nuevo producto se unió a la familia Coca-Cola en Oceanía. Diseñado pensando en papilas gustativas curiosas, el sabor de esta edición limitada surgió luego que la investigación realizada sobre las preferencias de las bebidas de los australianos, arrojara que el jengibre era una tendencia significativa para ellos.

El mejor granizado

¿Alguna vez has tomado una Coca-Cola tan helada que pareciera congelada? Durante 20 años, los ingenieros de la Compañía han trabajado en los refrigeradores para producir bebidas con efecto granizado. El año pasado, dieron en el clavo con las nuevas heladeras Arctic Coke.

Expendedora móvil

En 2014, Coca-Cola se asoció con Fellow Robots -una empresa con sede en Silicon Valley- y juntos desarrollaron Cobot 1.0, un robot orientado al consumidor e inspirado en la idea de que una Coca-Cola te encuentra, antes de que tú la encuentres a ella. En 2016, debutó Cobot 2.0, y lo hizo en un cine de Shanghai, distribuyendo bebidas a una sorprendida multitud.

Música para sordos

Las personas con discapacidad auditiva en Pakistán ahora pueden sentir y experimentar el poder de la música. Todo esto, gracias a Coke Studio, iniciativa creada para eliminar las barreras a través de la música y que se basa en investigaciones que demuestran que la combinación de luces y vibraciones pueden usarse para potenciar la experiencia de la música en personas sordas. Los participantes pudieron sentir y disfrutar de la música que se proyectaba, sentados en un sillón que poseía cientos de motores de vibración y luces LED sincronizadas.

El tour de la botella

El verano pasado en Estados Unidos, las universidades y los festivales en el sur del país, tuvieron la oportunidad de refrescarse con una Coca-Cola helada. Tan helada que casi estaba congelada, ya que estaba servida en una botella hecha completamente de hielo. La gira Ice Bottle Tour duró nueve semanas, con 15 paradas y se distribuyeron más de once mil botellas.