A principios de los ‘40, la caricatura de un personaje parecido a un gnomo asomó en la publicidad de Coca-Cola. Su nombre era Sprite y, a pesar de lo que podría pensarse, no tiene ninguna relación con la marca de bebida, que apareció por primera vez en 1961, veinte años después que este simpático personaje y cuando el pequeño ya había desaparecido de los anuncios hace bastante tiempo.

El Chico Sprite surgió debido a lo que la empresa percibió como “un problema en el mercado”: aunque la marca era Coca-Cola, mucha gente se refería a ella como “Coke”. Nadie exactamente por qué, pero todo apunta a una simplificación del nombre original por uno fonñeticamente similar. Y aunque al principio la Compañía no aprobó el uso de ese nombre, la gente continuó usándolo.

Finalmente, la empresa terminó aceptándolo y, en junio de 1941, la abreviatura se usó por primera vez en avisos publicitarios. La idea era hacer una campaña que conectara los nombres Coke y Coca-Cola. Y para hacerlo, el chico Sprite sería la imagen.

Estrellas y burbujas

El pequeño personaje apareció en los anuncios con una sonrisa divertida, a menudo con estrellas a su alrededor, que representaban su personalidad chispeante y las burbujas de Coca-Cola. Sólo se mostraban su cabeza y sus manos, nunca un cuerpo. El personaje se utilizaba tan a menudo en la publicidad que tenía dos atuendos distintos: una tapa de botella y un gorro, a través de los cuales representaba los dos lados del negocio.

En enero de 1942, apareció por primera vez en una revista y desde entonces se hizo conocido como el Chico Sprite. En su primer anuncio, habló directamente a los consumidores: "Soy Coca-Cola, conocido también como Coke. ... Ustedes me llaman Coke, que es la abreviatura de Coca-Cola… PD: A todo el mundo le gusta acortar las palabras. La abreviación es una ley natural del idioma. Oyes por todas partes Coke, la abreviatura amigable para la marca Coca-Cola. En una imagen te cuento la historia que tantas veces has escuchado en palabras".

La idea de este personaje fue desarrollada por Archie Lee, de la Agencia de Publicidad D'Arcy. Después de una serie de intentos para crear una caricatura que ayudara a que el nombre Coke fuera oficial, a un director de arte se le ocurrió la idea del duende y el artista Haddon Sundblom, ya famoso por la creación del Viejo Pascuero de Coca-Cola, desarrolló una imagen publicitaria perdurable para el Chico Sprite.

Favorito de los coleccionistas

Los artículos del Chico Sprite siempre han sido populares entre los coleccionistas de Coca-Cola. Uno de los más apetecidos es el letrero para bares con la leyenda: “Bienvenido amigo, toma una Coca-Cola”. La pieza de 1940 fue especialmente diseñada para hacer juego con los accesorios y la decoración de las tabernas frecuentadas por la clase alta norteaméricana. Aunque su precio original era de 39 centavos, hoy en el mercado de los coleccionistas puede costar unos 1.200 dólares.

El Chico Sprite apareció en materiales publicitarios y promocionales como rótulos, cajas de cartón, posters, relojes y juguetes y también contribuyó a apoyar el lanzamiento del envase extra grande. Y aunque fue eliminado de la publicidad entre 1957 y 1958, porque su objetivo ya estaba cumplido, los fabricantes de artículos autorizados siguen usándolo y su popularidad no parece declinar.