El respeto por los derechos humanos y del trabajador está grabado en la cultura de Coca-Cola y es el que guía las interacciones con asociados, socios embotelladores, consumidores y comunidades.

La Política de Derechos Humanos, junto con la Guía de Principios del Proveedor, establecen una base para administrar el negocio alrededor del mundo. Por lo mismo, en 2011 The Coca-Cola Company aprobó formalmente los “Principios rectores de las empresas y los derechos humanos” de la ONU, sobre los cuales se sigue enfocando y que deben implementarse bajo los siguientes principios:

-Compromiso para cumplir con la responsabilidad de respetar los derechos humanos.

-Procesos adecuados para identificar, prevenir, mitigar y ser responsable de los abusos contra los mismos.

-Permitir la remediación de cualquier impacto adverso a los derechos humanos que la Compañía cause o contribuya.

Este marco de trabajo es clave para las políticas y programas relacionados con el lugar de trabajo y los derechos humanos. Por lo mismo, se espera que la compañía y sus socios embotelladores eviten el impacto negativo como resultado de acciones empresariales.

Adicionalmente, Coca-Cola es miembro de Shift Project, un centro líder de experiencia en los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Negocios y Derechos Humanos. Fundado en 2011, su equipo trabaja a nivel mundial con empresas, gobiernos, la sociedad civil y organizaciones internacionales para llevar a la práctica estos principios.

En 2016, el contenido de la compañía fue incluido en el sitio web de Shift, con información detallada sobre Coca-Cola y sus expectativas en los Principios Rectores de Negocios y Derechos Humanos.

Posibles problemas y riesgos

Dentro de la Compañía existe un grupo dedicado a este tema cuya misión consiste en identificar los riesgos de derechos humanos en toda la cadena de valor y desarrollar herramientas fáciles de usar para identificar y mitigarlos.

En este contexto, a fines de 2014, se lanzó una política de derechos humanos actualizada que combina la declaración de Derechos Humanos de 2007, la política de Derechos Laborales 2007 y la de Respeto Mutuo Global de 2012. Este documento unificado, se guía por los principios expresados ​​en la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo y el Pacto Mundial de las Naciones Unidas. La política también hace referencia y está alineada con los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos.

La Compañía también publicó su postura respecto de temas como el VIH/Sida, embarazo, realización de pruebas médicas para acceder a un puesto de trabajo, prácticas de empleo y contratación de inmigrantes. Además, existe un compromiso con el diálogo abierto, siempre centrándose en la transparencia, la velocidad de la comunicación y la presentación de informes anuales para demostrar el respeto por los derechos humanos.