Un anuncio de una aerolínea invitó a Sameer Phatak a pensar: "¿Cuándo fue la última vez que hice algo por primera vez?" Esto le quedó grabado durante más de 15 años. 

Y la oportunidad llegó de la mano del fútbol. “Nunca imaginé que algo tan valioso, tan deseado y tan atractivo como la Copa Mundial de la FIFA me sería confiado como representante de Coca-Cola. Hoy la Compañía lidera la gira mundial de este trofeo, pero la copa del Mundial Sub-17 se confió a los fanáticos de la India… algo que cabe en la categoría de Cuándo fue la última vez que hice algo por primera vez”, explica Phatak.

Cuando la idea de conservar el trofeo comenzó a tomar forma, de inmediato se empezó a pensar en la policía, el hotel, el seguro, pero Sameer ya había siso parte del equipo que gestionó la gira que llevó la copa a Calcuta en 2013, por lo que tenía una idea general de lo que estaban buscando.

Cuando llegó el día fue un poco abrumador,  pero rápidamente él y su colega Aakash pusieron en marcha su trabajo: llevar el trofeo a los fanáticos. Y el plan dio paso a la acción, que incluyó la exhibición final en cinco ciudades, llevando alegría a miles de personas. Algunos fanáticos quedaron paralizados de la emoción, otros tomaron cientos de fotografías…  “Recuerdo que, cada vez que el trofeo se exhibía, cientos de fanáticos me miraban boquiabiertos con mis manos enguantadas sosteniendo el trofeo y colocándolo en su pedestal. No creo que haya sido tan envidiado en mi vida”, recuerda.

En Coca-Cola quisieron celebrar esta oportunidad llevando la copa a las plantas embotelladoras de la Compañía en tres ciudades, para que los asociados y sus familias pudieran disfrutar de la gloria del trofeo y obtener fotos exclusivas. “Lo más impactante fue ver a personas con discapacidad visual tocar el trofeo en la oficina de la Asociación Nacional para Ciegos, ya que la FIFA otorgó un permiso especial para que nuestros futbolistas ciegos pudieran apreciar el trofeo de campeón del mundo Sub-17, que normalmente sólo puede ser tocado por jefes de Estado o miembros del equipo ganador”, recuerda, aún conmovido por haber sido testigo de lo que llama “la magia que sólo Coca-Cola puede lograr”.

“Ponerse en los zapatos de la gente es un adagio muy antiguo. Aakash y yo estuvimos en el lugar de muchas celebridades. Obtuve el lugar de estacionamiento más premium, caminé con la vitrina de trofeos rodeado de guardaespaldas, la gente se preguntaba quiénes éramos al mismo tiempo que nos tomaba fotos. Recuerdo que en un aeropuerto, los agentes de seguridad me preguntaron qué era lo que llevaba. Les contesté en un susurro, pero me pidieron que abriera la caja porque las historia no les sonaba muy creíble… cuando lo vieron pude leer sus mentes: ¡Este chico tiene el trofeo de la Fifa! ¡¿Este chico?!”, relata.

Su recuerdo fue tan importante, que a partir de eso quiere formar una nueva organización llamada ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por última vez. Phatak suma dos experiencias: “mi matrimonio y el Tour del trofeo de la Copa del Mundo Sub 17”.