Coca-Cola se transformó en la primera empresa de las Fortune 500 en devolver toda el agua que usa globalmente, alcanzando la meta de Water Replenishment 2020 cinco años antes. El plan es mantener la performance de administración del agua mientras el negocio continúa su crecimiento.

El objetivo de devolver -y con eso balancear la cantidad de agua utilizada- se cumplió anticipadamente. Y no sólo eso, sino que Coca-Cola también anunció que la Compañía y sus socios embotelladores mejoraron el uso de la eficacia del agua en un 27% desde 2014.

Basado en una evaluación del uso del agua, realizado en conjunto con The Nature Conservancy (TNC), en 2015 se devolvió un estimado de 191,9 billones de litros de agua a la naturaleza y comunidades, a través de proyectos comunitarios de aguas. Esto equivale al 115% del agua usada en las bebidas el año pasado.

“Este logro es un orgullo para Coca-Cola y nuestros socios. Un objetivo que empezó como una aspiración en 2007 es hoy una realidad y un hito global que planeamos mantener mientras nuestro negocio crece”, dice Muhtar Kent, Chairman y CEO de The Coca-cola Company. “Ahora, cada vez que un consumidor toma uno de nuestros productos, puede tener la certeza de que hacemos un uso responsable del agua. Estamos plenamente conscientes de que nuestro trabajo en este tema no está finalizado y nos focalizamos en explorar los siguientes pasos para avanzar en nuestros programas relacionados con el agua y su desempeño.”

La meta de devolución de agua fue posible gracias a 248 proyectos comunitarios realizados en 71 países, focalizados en el acceso seguro del recurso, su protección y cuidado de cuencas y el uso que se le da para proyectos productivos. En muchos casos, los proyectos también proveen acceso a salud y educación, ayudan a mejorar las comunidades, asisten con la adaptación al cambio climático, mejoran la calidad del agua, optimizan la biodiversidad y se involucran en políticas y concientización. Estos aspectos no contribuyen al volumen de devolución de Coca-Cola.

Algunos proyectos de devolución de agua directamente la reponen a la fuente utilizada, mientras otros están fuera de las cuencas que utilizan nuevas plantas, pero son importantes para ayudar con las necesidades de los gobiernos locales, comunidades y partners. La idea es buscar proyectos que tengan beneficios directos; que puedan alcanzar un nivel mayor para obtener más impacto y replicarse en otros lugares donde los desafíos sean similares y puedan ser sustentables para la comunidad a lo largo del tiempo, continuando con la devolución de agua.

En cada una de sus 863 plantas a nivel mundial, Coca-Cola exige operaciones que determinen la sustentabilidad del abastecimiento de agua que comparten con otros, en términos de calidad, cantidad y otras cuestiones, como infraestructura para tratar y distribuir el recurso natural. A través de este proceso, uno de los factores que deben examinar las plantas es si su uso y descarga de agua tiene o no el potencial de impactar negativamente entre los miembros de la comunidad y su acceso a suficiente cantidad y calidad de agua. Si es así, o si hay áreas donde las fuentes todavía sean no sustentables en algún aspecto, es requisito de Coca-Cola que cada planta desarrolle e implemente un Plan de Protección de las Fuentes de Agua (Source Water Protection Plan), que involucra a otros en la búsqueda de soluciones mutuas para promover la sustentabilidad de la fuente de agua local, lo que puede resultar en proyectos de devolución o en otras oportunidades.

La estrategia de devolución apoya los objetivos generales de la compañía de devolver, de modo seguro, a las comunidades y la naturaleza una cantidad de agua equivalente a la que es usada en las bebidas y su producción. Del lado de la producción, Coca-Cola devolvió aproximadamente 145.8 billones de litros de agua usada en sus procesos de manufacturación de vuelta a las cuencas locales, cerca de las plantas embotelladoras, a través de la reutilización de agua residual tratada en 2015.

“Toda la vida depende de este recurso, pero menos del 1% del agua del mundo es fresca y accesible. Desde glaciares a estuarios, debemos dar cuenta de todo el sistema si deseamos asegurar el agua fresca para todos”, explica Carter Roberts, Presidente y CEO de World Wildlife Fund (WWF). “Esto implica asociaciones. Este es un hito muy importante para el continuo liderazgo de Coca-Cola en la administración del agua, y fija un estándar para otros usuarios desde donde comenzar a construir.”

Los cuatro programas con contribuciones significativas a las actividades de devolución del elemento de Coca-Cola son: la asociación en conservación global con WWF; The Coca-Cola Africa Foundation’s Replenish Africa Initiative (RAIN); la asociación de la compañía Every Drop Matters con UNDP, que se expandió a New World en 2014, y la inversión de Coca-Cola en 50 Fondos de Inversión en Agua a lo largo de 12 países en África, América Latina y el Caribe, con los socios clave TNC, FEMSA Foundation y el Inter-American Development Bank (IDB). Todos estos programas están activos y comprometidos hasta 2020.

El uso incluye el agua de la manufactura, así como la de las bebidas terminadas. La huella hídrica del cultivo de los ingredientes agrícolas que utiliza el Sistema de Coca-Cola no está incluido en este objetivo de reabastecimiento. Sin embargo, las prácticas sustentables son parte de los Principios Rectores de Agricultura Sustentable que Coca-Cola exige a sus proveedores.