Santa Olga no está sola. Coca-Cola y Desafío Levantemos Chile se unieron para ir en ayuda de la comunidad más golpeada por los incendios forestales del verano pasado y todos quisieron ser parte del lanzamiento de su plan de reconstrucción. Habitantes de la localidad, autoridades, comerciantes: todos fueron testigos de la entrega de 20 contenedores para que los almaceneros pudieran volver a trabajar, así como del programa de reforestación y dos nuevas canchas deportivas. Aunque muchos lloraron al recordar la tragedia, la alegría se apoderó de un pueblo que, aunque ha sufrido mucho, está listo para volver a empezar.