Enero de 2017 será por siempre un mes inolvidable para la memoria de quienes habitan Santa Olga. Familias vieron arder sus casas y cientos de sueños y trabajos de años se derrumbaron en cuestión de segundos por los incendios forestales que afectaron a la zona. Hablar de esos días es, sin duda, revivir una pesadilla. Pero los habitantes de Santa Olga supieron resurgir y estos son algunos de los relatos de quienes escaparon de las llamas y tienen una nueva vida.