El fuego ha sido el protagonista en Chile durante el último periodo, ya que gran parte de la zona centro y sur del país se ha visto afectada por una ola de incendios forestales. Los más de 6.000 damnificados y más de 1.500 viviendas destruidas, sumados a las más de 550 personas albergadas que fueron evacuadas o que perdieron sus hogares y a las 11 víctimas fatales, han conmocionado a una nación entera. 

El miércoles 1 de febrero, la Corporación Nacional Forestal (Conaf) informó que, desde que comenzó la temporada de siniestros (julio 2016) hasta hoy, se registran 3.066 incendios que han destruido más de 576 mil hectáreas, mientras que la situación crítica del último tiempo - que abarca a las regiones de Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana, O´Higgins, del Maule, Biobío y La Araucanía - ha arrasado con más de 360 mil a nivel nacional. El escenario actual fue dado a conocer por la propia Presidenta Michelle Bachelet, quien aseguró que “de los 148 incendios activos, 64 fueron controlados, 75 se encuentran en combate y nueve fueron extinguidos”.

Se trata del peor desastre forestal de la historia del país, en este panorama desolador, los chilenos están más unidos que nunca. Desde fundaciones y empresas privadas, hasta centros de acopio y grupos de amigos organizados, se han juntado para ser y hacer un aporte a quienes más lo necesitan. Hay más de 20 mil personas desplegadas en labores de apoyo, soporte, combate, y control de incendios, a las que se agrega una significativa ayuda internacional. Argentina, Portugal, México, España, Francia, Colombia y Perú han enviado un total de 557 brigadistas especialistas en este tipo de fuego. A ellos, se suma la llegada del avión ruso Ilyushin IL-76, del SuperTanker arribado desde Estados Unidos y del Hércules C-130, proveniente de Brasil, los que gracias a la gran capacidad para almacenar y lanzar agua sobre las zonas que arden, son una luz de esperanza para quienes han perdido sus casas y fuentes de trabajo. 

Frente a este escenario, Coca-Cola de Chile decidió actuar. En conjunto con sus socios embotelladores, Coca-Cola Andina y Coca-Cola Embonor, a finales de enero entregaron aguas y bebidas isotónicas a cientos de brigadistas y bomberos que luchan día a día por apagar las llamas de la VI y VII regiones. Para esa fecha, la entrega de hidratación alcanzó los 140 mil litros. 

Días después, al ver que los incendios continuaban, la Compañía tomó una decisión aún más importante y significativa: suspender temporalmente la inversión publicitaria de todas sus marcas en medios para usar esos recursos en ayuda concreta, tanto para los voluntarios que están prestando apoyo, como para los más damnificados de las VI y VII regiones. Esta acción equivale a la entrega de más de tres millones de litros de hidratación, los que serán administrados por centros de acopio pertenecientes a Desafío Levantemos Chile, fundación a la que Coca-Cola Chile se unió para ir en ayuda de los más afectados. 

Solidaridad, unión, fuerza y esperanza son los cuatro pilares en los que Chile se sostiene para salir adelante frente a tanta catástrofe natural. Tsunamis, terremotos, aluviones y ahora los incendios forestales han azotado en el tiempo a una nación entera, la que en conjunto con empresas como Coca-Cola y fundaciones como Desafío Levantemos Chile, ha logrado resurgir para volver a salir adelante.