Más allá de combatir el fuego, a los bomberos de la Quinta Compañía de Santa Olga los unen vínculos mucho más fuertes, como la familia. Pero no hablamos sólo de lazos de sangre: hablamos de la familia que conforman dentro del cuartel. Cómo es perder a un compañero, hasta qué minuto vale la pena arriesgar la vida y qué historia hay detrás de cada uno de ellos son algunas de la reflexiones que estos héroes anónimos se cuestionaron tras los incendios forestales que azotaron a la Región del Maule.