Tres horas de viaje, muchas curvas, intensa neblina y arriesgados precipicios. Así se describe la ruta que los camiones de Coca-Cola Embonor recorren desde Arica hasta Putre para abastecer a un único cliente. Además de las dificultades del camino, los encargados de llevar productos al almacén “Wara-Waras” deben combatir la puna que se produce al estar a más de tres mil metros de altura.