El proyecto del Jardín Botánico de Viña del Mar representa un paso trascendental para Coca-Cola en su compromiso de devolver a la naturaleza la totalidad del agua que utiliza en sus procesos. Si a eso sumamos reforestación, construcción de senderos y un futuro Parque de las Aguas, el beneficio para la comunidad es total.