Alrededor del ochenta por ciento del consumo total de líquidos proviene del agua y las bebidas, mientras que el 20% restante de los alimentos.

Tomar agua es fundamental para la salud. De hecho, más de la mitad de la composición del cuerpo humano es agua y cada célula depende de ella. Además, constantemente la estamos usando y perdiendo, incluso mientras dormimos o respiramos.

La deshidratación puede significar varios problemas, incluso en el desarrollo de la vida cotidiana: alteraciones en el estado de ánimo, disminución de la concentración, cansancio y dolores de cabeza. Incluso, uno de los más afectados es que el órgano encargado del correcto funcionamiento mental y físico: el cerebro.

Según el doctor Harris Lieberman, experto en efectos de la deshidratación, este órgano es extremadamente sensible, inclusive a los pequeños cambios en las cantidades de iones -como el sodio y potasio- que se encuentran en los líquidos del cuerpo, y cuya pérdida podría afectar la concentración.

#ConectaMenteyCuerpo

Conectar mente y cuerpo parece simple. Pero hacerlo puede significar grandes ventajas, desde buen humor hasta claridad y energía. Y estos son sólo el principio de la hidratación.

Estos son algunos tips importantes al momento de la hidratación:

1. Ponerse una meta: En esta Guía de Hidratación por Etapas es posible encontrar las cantidades adecuadas para cada persona, ya que se divide en niños, adolescentes, adultos, mujeres embarazadas y en etapa de lactancia y adultos mayores.

2. Usar una app para monitorear los progresos: Existen varias alternativas para llevar la cuenta de la cantidad de líquido que se toma, saber el nivel de hidratación a lo largo del día y tener recordatorios constantes, algunas de las más conocidas son MyWater, Aqualert y Waterminder.

3. Llevar una botella de agua: Al cargar en todo momento una botella de agua no habrá pretextos para no tomarla.

4. Beber una buena dosis en cada colación o entre comidas. Esta práctica revitaliza para el resto del día.

5. Apoyarse en los amigos. Hacer retos o competencias para estar motivados a tomar determinada cantidad de agua.

6. Apostar por la variedad. Incluir verduras y frutas en las comidas, ya que aportan una gran cantidad de agua. También sirve cocinar alimentos con alto contenido de agua, como sopas, caldos y cremas o prepara jaleas como colación.