Impulsar la vida saludable. No sólo en alimentación, sino también en actividad física, estilo de vida y calidad de tiempo libre.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud no sólo se define como la ausencia de enfermedad, sino como un estado de completo bienestar físico, mental y social. Por lo mismo, el desarrollo de hábitos puede ayudar a alcanzar un bienestar integral, que podría ayudarnos a tener un mejor pasar.

Las claves para adoptar un estilo de vida más saludable son: comer bien, hacer ejercicio y evitar el estrés. Esto, que parece simple, es todo un reto, porque llevar una vida equilibrada no están fácil.

Según el médico y padre de la llamada Psico Cibernética, Maxwell Maltz, toma 21 días crear un hábito y son necesarios noventa días para adquirir un nuevo estilo de vida.

Estos son algunos pasos a seguir para llegar a un estilo de vida saludable:

Hacer ejercicio: El deporte no debe ser una opción, pues está comprobado los beneficios que implica. No tiene por qué ser intenso, se puede comenzar con un ritmo suave e ir incrementando la práctica hasta tener, de a poco, cada vez mejor condición física.

Llevar una dieta correcta: Lo mejor es ponerse metas pequeñas, acostumbrarse a ellas y agregar un nuevo desafío cada tres semanas. Algunos ejemplos: desayunar todos los días, combinar todos los grupos de alimentos e hidratarse de forma constante.

Descansar: Dormir es como darle vacaciones al cuerpo. El cerebro resuelve cosas durante el sueño y repara las actividades del día. La cantidad de horas que se duerme son importantes, pero mucho más la calidad de éstas.

Relajo y diversión: El bienestar psicosocial también es parte de la salud. Es importante darse el tiempo para convivir, dar un paseo o simplemente consentirse.

Visitar al médico periódicamente: Es importante hacerse un chequeo completo al menos una vez al año. No hay que olvidar que las enfermedades pueden curarse si se detectan a tiempo.