Largas horas de exposición al sol pueden quemar la piel, pero algunos minutos al día fortalecen el sistema inmune y alargan la vida. De la misma manera, grandes cantidades de azúcar podrían ser dañinas para la salud, pero un pequeño bocado puede endulzar la vida y hacernos más felices.

Esa es la esencia del consumo responsable que Coca-Cola quiere transmitir. Con esa meta inició el camino en Chile en 2015, cuando lanzó la estrategia de Marca Única, cuyo objetivo es impulsar las variedades bajas y sin calorías, aumentar su disponibilidad y unificar la identidad gráfica de marca para todas las variedades de Coca-Cola.

Una vez que se cumplieron los objetivos iniciales de aumentar las opciones bajas o sin calorías, el nuevo desafío es promover una transformación en los hábitos de consumo para que las personas disfruten de las bebidas con azúcar de manera responsable, en su medida justa.

En línea con este desafío, en Chile será posible encontrar el portafolio de Coca-Cola en variedad de tamaños. En paralelo, la Compañía comenzará un proceso paulatino que terminará en que las botellas más grandes, desde la de 591 cc en adelante, tendrán un nuevo icono visual para indicar que se trata de un envase que contiene más de una porción y que, por lo tanto, está pensado para compartir.

Y como “compartir” no es sólo un verbo, sino una acción que se asimila a la entrega de afecto, cariño y preocupación, la idea es invitar a otro a disfrutar un momento inolvidable, pero además a ser parte de un esfuerzo colaborativo en la promoción del consumo responsable de alimentos y bebidas.

En función de este objetivo, la Compañía implementará un conjunto de acciones, entre las cuales se incluye ampliar la disponibilidad, accesibilidad y variedad de tamaños de envases de 400 ml y más pequeños, continuar anunciando de manera clara y destacada la información nutricional en las etiquetas, trabajar en la promoción de hábitos responsables a través de campañas masivas y puntos de venta, además de la incorporación progresiva del logo “envase para compartir”.

Si bien está en cada persona determinar cuál es su medida justa, la idea de Coca-Cola es fomentar un estilo de vida equilibrado, en que el sabor de sus refrescantes productos sea parte de una nueva forma de vivir, que transforme los hábitos de consumo e invite a disfrutar de las bebidas con o sin azúcar en cantidades adecuadas.